Lo que hoy es Bruselas se inició con un asentamiento en las inmediaciones del Río Senne (hoy inexistente). Próximo al lugar donde éste se hacía navegable y permitía la carga de barcos, se creó un mercado descubierto. Estamos hablando del siglo XI.
En el siglo XIII se construyeron tres mercados cubiertos: uno de carne, otro de pan y otro de tejidos.
La mercancía podría ser vendida, protegida y almacenada, y permitiría fijar tasas. Éstos pertenecían al Duque de Brabante.
A principios del siglo XV se inicia la construcción del Ayuntamiento, convirtiéndose la plaza en sede del poder municipal frente al poder central del Palacio de Coudenberg (diferenciando así la parte baja y parte alta de la ciudad), el mercado de pan se convierte en despacho de recaudación y recepción del Duque de Brabante, pasando a llamarse “Casa del Rey”. En los alrededores comienzan a construirse casas de ricos comerciantes, sobre todo de los gremios, la mayor parte en madera, que posteriormente se reconstruirían en piedra a partir del siglo XVII.
En 1695 Bruselas sufre un bombardeo de las tropas francesas y la plaza queda prácticamente destruida. Gremios y ciudadanos logran reconstruirla.
Durante los dos siglos posteriores, la plaza volvió a sufrir una serie de degradaciones. Gracias al alcalde Charles Buls a finales del siglo XIX, el conjunto fue restaurado y reconstruido, en base a los planos y la representación de la época de la reconstrucción.
La plaza, patrimonio de la humanidad desde 1998, mezcla varios estilos arquitectónicos: el gótico y el barroco, además del neogótico y neoclásico. Posee tal belleza ornamental que hace que el visitante se “emborrache” y no sepa hacia dónde mirar… Por ello conviene detenerse y, sin prisa, ir repasando cada edificio al detalle. Durante tu estancia en Bruselas, volverás casi a diario por esta plaza. Estoy segura.

Por empezar por algún sitio, supongamos que venimos de visitar el Manneken y hacemos la entrada por la Rúe Charles Buls. Poco antes de adentrarnos y a nuestra derecha veremos los soportales de la Casa de la Estrella. Bajo los arcos se encuentra:

La estatua de bronce de Everard’t Serclaes, héroe bruselense famoso por liberar la ciudad en la Guerra de Sucesión del Condado de Bramante en el siglo XIV. Por cierto, fue ejecutado en este lugar. Dicen que tocarlo trae buena suerte, o te garantiza un nuevo viaje de vuelta a la ciudad, o bien un feliz matrimonio si acaricias su brazo de arriba hacia abajo, pues si es al contrario, parece ser que la dicha no es completa y habrá separación… A saber… El caso es que el brazo está pulido y reluciente.

IMG_5585
Estatua de Everard’t Serclaes

A su lado también encontraremos una placa en honor al alcalde que precisamente lleva el mismo nombre que la calle. Charles Buls, cuyo mandato duró  de 1881 a 1899, fue un gran defensor de la protección y restauración de las fachadas de la Grand Place. El monumento fue sufragado por los arquitectos que participaron en los trabajos de restauración de la plaza. Diseñado por el arquitecto Víctor Horta y ejecutado por Víctor Rousseau.

Coincidiendo con el centenario de la colocación de esta placa, en 1999 se erigió una estatua del mismo junto a su perro en la Plaza Ágora.

IMG_5584
Placa de Charles Buls

Una vez en la plaza, iniciaremos nuestro recorrido por cada uno de los edificios. A la derecha, un grupo de casas gremiales, que iré describiendo de derecha a izquierda:

IMG_5417

Nº 8: La Casa de la Estrella (L’Etoile-De Sterre): En su cima está una estrella. Es una de las más antiguas de la plaza (siglo XIII). Fue destruida en 1853 para ensanchar la calle y así pudiese pasar una línea de transporte. Una década más tarde se propuso reconstruirla pero sin la planta baja para mantener la imagen de la plaza, de ahí los soportales. El proyecto se materializó en 1897.

IMG_5920

Nº 9. El Cisne (Le Cygne): Fácilmente reconocible.De estilo Luis XIV. Fue construido por un francés a finales del siglo XVII como vivienda particular. En el segundo piso, sobre el balcón, se pueden observar sus iniciales grabadas en letras doradas. Perteneciente al gremio de los carniceros desde principios del XVIII. A mediados del siglo XVIII se convirtió en un cabaret, centro de reunión de Karl Marx y Engels. Se dice que aquí se fundó el partido comunista belga.

IMG_5922

Nº 10: El Árbol Dorado (L’Arbre d’Or): Casa gremial de los cerveceros, o como reza en su fachada “Maison des Brasseurs”, pues fue reconstruida por éstos tras el bombardeo. Actualmente se ubica un museo de la cerveza donde se puede observar una perfecta reconstrucción de una cervecería del siglo XVIII así como una magnífica colección de grifos dispensadores. En su cima se encuentra la estatua ecuestre de Carlos Alejandro de Lorena del escultor Nicolás Van Mons.

Nº 11: La Rosa: casa particular de principios del siglo XVIII. Actualmente restaurante ” La Rose Blanche”.

Nº 12: Casa del Monte Tabor o “Maison aux Trois Couleurs”: también particular y algo más antigua que la anterior, de finales del XVII. Actualmente casa de diamantes “Gautam”.

La Rue des Chapeliers separa el conjunto de casas anterior con el siguiente:

casa de los duques de Brabante
Casa de los Duques de Brabante

Nº 13 a 19: Casa de los Duques de Brabante: Este conjunto de casas neoclásicas de fachada única debe su nombre a los 19 bustos de los duques que hay en la misma, concretamente en el primer piso. Entre ellos se pueden ver a varios reyes españoles: Carlos I, Carlos II, Felipe II, Felipe III…, pues durante su reinado Bélgica pertenecía a la corona española.

Tras el bombardeo de 1695, éste supuso el proyecto más moderno de la reconstrucción, realizada en 1698 por Guillaume de Bruyn. En 1770 se le añadió el relieve alegórico de la Abundancia.

Actualmente alberga un museo del chocolate.

En este edificio se encuentran por orden de derecha a izquierda:

  • Nº 13 La Fama.
  • Nº 14 La Ermita.
  • Nº 15 La Fortuna (gremio de los curtidores).
  • Nº 16 El Molino (gremio de los molineros).
  • Nº 17 La Olla de Estaño (gremio de los carpinteros y fabricantes de ruedas).
  • Nº 18 La Colina (gremio de las cuatro coronas o cuatro santos coronados entre los que están: escultores, albañiles y canteros)
  • Nº 19 La Bolsa.

Víctor Hugo se instaló inicialmente en este edificio, en concreto en el nº 16 del molino, pero como pasaba frío decidió mudarse a otro cercano, el nº 26-27, donde permanecería más tiempo.

Otro edificio que no pertenece propiamente a la plaza, pero forma parte de su conjunto visual es la Casa de la Balanza (Maison de la Balance),cuyo balcón está decorado con cariátides de 1704. Está situada en el nº 24 de la Rue de la Colline.

A la izquierda de la Rue de la Colline y a la derecha de La Casa del Rey o Maison du Roi, se agrupan 6 casas, que de derecha a izquierda son:

IMG_5415

Nº 20 El Ciervo (Le Cerf): Que fue propiedad del arquitecto Van den Eynde. Actualmente ocupada por “Chocolates Godiva”

Nº 21-22 Joseph y Anna.

Nº 23 El Ángel (L’Ange): Cuyo dueño era un famoso comerciante de porcelanas.

Nº 24-25 El Barco de Oro o de los Sastres (La Chaloupe d’or o des Tailleurs): En la cima San Bonifacio bendiciendo a los paseantes y Santa Bárbara, patrona de los sastres, adornando la parte superior de la puerta de entrada.

En su frontón se puede ver una inscripción que hace referencia a la destrucción por el bombardeo: “la casa que el furor del enemigo destruyó con el fuego, los sastres la levantan y se la regalan a los magistrados”.

Es probable que su reconstrucción se debiese a Guillaume de Bruyn.

Nº 26-27 La Paloma (Le Pigeon): casa del gremio de los pintores hasta 1659. En ésta vivió Víctor Hugo en 1852 y en su fachada se pueden ver dos inscripciones que lo recuerdan (una en la entrada y otra sobre el segundo piso).

Nº 28 Las Armas de Brabante (Chambrette de l’Amman): antes del bombardeo era conocida como El Comerciante de Oro (Le Marchand d’Or) y  que posteriormente fue adquirida por un comerciante de cerámica.La Rue des Harengs separa este conjunto de casas con el siguiente edificio:

IMG_5409
Casa del Rey

Nº 29-33 Casa del Rey (Maison du Roi): en el siglo XII era un edificio de madera donde se hallaba el mercado de pan de ahí que aún se le conozca como broodhuis (casa del pan en flamenco). En el siglo XV fue sustituido por un edificio de piedra en el que se ubicaban los servicios administrativos del Duque de Brabante, es decir, el despacho del recaudador general del Señorío de Brabante por lo que se le llamó Casa del Duque. Cuando dicho duque fue coronado Rey de España, pasó a denominarse Casa del Rey. Carlos V la hizo a su vez reconstruir en estilo gótico tardío, muy parecido al que podemos admirar hoy en día, aunque sin torres ni galerías. Debido al deterioro sufrido por el tiempo y, sobre todo por bombardeo de 1695, la ciudad la hizo reconstruir en 1873 en estilo neogótico. El edificio, renovado en 1985, es en la actualidad el Museo de la Ciudad de Bruselas (Musée de la Ville de Bruxelles) donde se ubica el flamante “armario” del Manneken. Se puede visitar de 10.00h a 17:00 h todos los días excepto los lunes.

A la izquierda de éste edificio y separadas por la Rue Chair et Pain, se encuentran un conjunto de 6 casas que van a dar la Rue au Beurre:

IMG_5413

Nº 34: El Yelmo (Le Heaume )

Nº 35: El Pavo Real (Le Paon) de 1697.

Nº 36-36: El Zorrito (Le Petit Renard-Den Eycke)

Nº 37: El Roble (Le Chêne)

Nº 38: Santa Bárbara

Nº 39: El Asno (L’Âne)

Entre la Rue au Beurre y la Rue Tête d’Or se encuentran el conjunto de casas gremiales más conocidas, de derecha a izquierda éstas son:

IMG_5460

Nº 1: Casa del Rey de España (Le Roi de La Espagne): que albergaba el gremio de pasteleros (Maison des Boulangers). En su fachada se puede ver el busto de Carlos II de España y de Bélgica en el siglo XVII, el dedicado a Saint Aubert (encima de la puerta), patrón de los panaderos, así como 6 figuras de elementos necesarios para la fabricación del pan. En la cima pueden verse 6 estatuas y una cúpula de cobre octogonal coronada con un danzarín.

Construido por Jean Cosyn en 1697.

El Restaurante “Rey de España” es hoy uno de los más turísticos de la ciudad, precisamente por sus vistas a la plaza.

Nº2-3: La Carretilla (La Brouette): perteneciente al gremio de los lecheros, mantequeros y polleros. Su fachada es del siglo XVII, logró sobrevivir al bombardeo aunque el fuego acabó con sus gabletes. De 1644 restaurada por Cosyn en 1697.

Actualmente es una cervecería.

Nº 4: El saco (Le Sac) : del gremio de los carpinteros, toneleros y ebanistas. Éste también sobrevivió al bombardeo al igual que su vecino. Al igual que la anterior, data de 1644 y fue restaurada en 1697 por Antonio Pastorana.

Nº 5 La Loba (La Louve): perteneciente al gremio de los arqueros. Se dice que se trata de la Loba Luperca que amamantó a los gemelos Rómulo y Remo… En el ático se pueden ver las estatuas alegóricas de “la verdad”, la “mentira”, la “discordia” y la “paz”. Obra del escultor Marcus de Vos que data de 1691.

Nº 6: El cuerno (Le Cornet): del gremio de los barqueros. Su fachada está decorada con elementos náuticos. En forma de fragata imita la popa de un galeón. Data de1697 y fue construida por Pastorana.

Nº 7: El Zorro (Le Renard): del gremio de los camiseros y merceros. De 1690 Fue reconstruida en 1699. En su fachada se puede ver a San Nicolás, patrón de los comerciantes, entre querubines y festones. Abajo de la figura del zorro reza “In den Vos” que junto a Van Nerum, fue su arquitecto.

Por último, entre la Rue Tête d’Or y Charles Buls en encuentra el Hôtel de Ville, el Ayuntamiento:

Ayuntamiento
Ayuntamiento

Data del siglo XV y preside la plaza con total autoridad. Su torre (“Tour Inimitable”) de 96 metros de altura sobresale por encima del resto de edificios.

La competición entre Lovaina y Bruselas por construir el mejor ayuntamiento explica las distintas fases en su construcción:  iniciada en 1402 por Jacques van Thienen, que realizó el ala izquierda. La derecha es obra de un arquitecto desconocido (1444) y en 1449 Jan van Ruysbroeck comenzó los trabajos de la torre. Después de sufrir un incendio en 1695, fue restaurado y se le añadió una fachada posterior en estilo Luis XIV.

De ahí que posea un gran número de anomalías que a su vez hacen que sea más original. El ejemplo más claro es el de la torre que no está centrada en el eje de la misma. Según cuenta una leyenda, el arquitecto Jean Van Ruysbroek se suicidó tras ver que el edificio no estaba centrado.

La torre ha sido objeto de varias rehabilitaciones como la mayoría de edificios góticos de Bélgica y ha sido restaurada en estilo neogótico durante el S. XIX. En lo alto de la misma podemos ver una estatua de cinco metros, de Marten Van Rode en 1454, que representa al arcángel San Miguel, patrón de la ciudad, matando a un diablo. Ésta fue restaurada en 1996.

Se pueden hacer visitas guiadas pero con un horario muy reducido, los martes y miércoles por la tarde, en holandés, en francés y en inglés. Las horas son a mediodía, pero si os interesa, preguntar en la oficina de turismo que está en el mismo edificio.

La fachada se encuentra decorada con numerosas estatuas que representan a nobles, santos y figuras de carácter alegórico. Actualmente las esculturas originales se encuentran expuestas, en el museo de la ciudad en la misma Grand Place, que han sido sustituidas por copias en la fachada del edificio.

IMG_6065

Anuncios