2015-07-05_15-56-30.JPG

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, y que el “Vueling” Santiago-Dubrovnik pasa por Barcelona o por Roma, elegimos esta última para hacer escala.Y es que todos los caminos llevan a Roma…Y siiii… nos quedáramos unos días…¡Vaya! si el billete de Roma – Dubrovnik sale a 30 euros tres días después… SIN DUDA ¡nos vamos a Roma! ¡VOLAREEE OH OH!

Sábado, día 4 de julio de 2015

Santiago-Roma 70 euros. Remontamos vuelo a las 13:25h y aterrizamos en Fiumicino a las 16:00h. Es curioso, yo pensaba que Fiumicino, el aeropuerto principal, quedaba más cerca de la ciudad que el de Ciampino, que es en el que suelen operar las compañías “low cost”. Pues es al revés, y desde Fiumicino a la estación de Termini en Roma lleva casi una hora de autobús. Sabíamos que había uno de la empresa “Terravisión” a las 16:40h y pudimos tomarlo sin problema. Billete 6 euros ida (4 si reserva online).  Así que las 17:30h llegamos a Termini, y de allí al hotel a pie, pues no quedaba muy lejos. Vimos en los foros que es una buena zona para hospedarse, y así lo hicimos: Hotel Sallustio, bastante bien de precio: 178 euros 4 noches con desayuno, aunque al final hay que añadir 24 más, pues hay que pagar a parte una tasa de 3 euros por persona y noche, pero aún así, no está nada mal pasen y vean…

Como sugerencia, quizá deberían incluir algo salado en el desayuno, pero bueno…

Después de instalarnos le preguntamos al recepcionista dónde comprar la “Roma Pass“, y nos indicó que fuésemos a la Piazza della Repubblica, así que ¡andiamo! que estamos en Roma…

Allí no encontramos nada, salvo las Termas de Diocleciano, por las que pasamos “de puntillas”. Así que salimos por la Vía Vittorio Emanuele y casualmente nos encontramos con un pequeño quiosco de información en el que nos aconsejaron no comprarla, pues al día siguiente era el primer domingo de mes así que el Coliseo y Foro y museos estatales eran gratuitos. También nos recomendaron que para evitar colas, primero fuésemos al Foro, allí sacarámos las entradas (incluye Foro-Palatino-Coliseo) y luego de visitar el Foro y Palatino, ya con la entrada en la mano ir al Coliseo, de modo que pasaríamos a una cola más pequeña y más rápida.  La verdad, no me gusta mucho eso de los días gratis, ¡hombre! por un lado te ahorras un dinero, pero por otro te  arriesgas a no poder entrar en los sitios por las aglomeraciones que ello provoca, como nos pasó en Bruselas en el Museo Magritte.

Seguimos caminando para familiarizarnos con la que durante 3 días sería nuestra ciudad y nos topamos en Piazza Venezia con el imponente monumento “tarta nupcial” a Vittorio Emanuele II, conocido también como “Altar de la Patria”, un tanto horterada arquitectónica, pues a los locales les horroriza.

2015-07-04_20-06-57.JPG

La primera parada: ¡ooohh! la Fontana de Trevi en obras y sin agua… ¡qué lastima!, aún así …¿cómo etaba la prassaa? ¡abaaarroootaaa! No pudimos lanzar la moneda hacia atrás al agua, que hace que vuelvas de nuevo a Roma, principalmente porque no había agua y estaba ballada, pero a lo mejor igualmente hay una segunda oportunidad en la vida ¿chi lo sa?

2015-07-04_19-41-25.JPG

De ahí a la Piazza Navona y en cuyo centro la fuente de los cuatro ríos.

Una plaza con mucho arte: pintores, minos, representaciones teatrales…, ideal para tomar un descanso, y un cappuccino.

A ver si nos diese tiempo de ver el Pantheon, pero claro, cierra a las 19:00h ¡uy! casi casi…, de todas maneras, la Piazza della Rotonda, donde éste se ubica, es tan bella que compensa igualmente el paseo, y la fuente del delfín ¡qué belleza! y es que Roma es la ciudad de las fontanas, cada cual más hermosa… y prácticas, porque harán que no tengas necesidad de comprar agua. Simplemente con llevarte un botellín y rellenarlo tienes arreglado. Además las hay por todas partes y el agua está fresquita, así que no tienes porqué esperar a que se te caliente…

Pasamos por el Templo del Emperador Adriano incorporado en un edificio de Piazza di Pietra. Sólo se pueden ver 11 columnas corintias.

Una curiosa tienda nos sorprende. Se trata de la tienda de juguetes de madera y fabricación propia Bartolucci. En su escaparate, entre otros, el muñeco de madera más famoso y mentiroooooossoo.

Otra de las espectaculares plazas, y una de las muchísimas imágenes emblemáticas de la ciudad, es la Piazza de Spagna con su escalinata y su fuente en forma de “barcaccia” en medio, ¿quién no la ha visto alguna vez? Y ya allí, un trozo de pizza y de postre un helado, ¡qué bien sienta un helado después de una caminata sentados en un escalón de un lugar tan bello y animado! Los helados merecen mención a parte, tal como la pizza no me pareció para tanto…, quiero decir, que las he comido mejores en mi pueblo, los helados son espectaculares.

Encima de la escalinata de la Piazza de Spagna, la comercial Vía Sixtina, y de ahí a Piazza Barberini. En cuyo centro, como no, una fuente, la del Tritón de Bernini.

2015-07-04_22-47-22.JPG

Ya es tarde, así que de llegó la hora de recogerse. Mañana nos esperan los clásicos: Coliseo, Foro… a ver si hay suerte y podemos entrar sin problema, a quien madruga Dios le ayuda, así que ya sabéis lo que toca…

Domingo, 5 de julio de 2015

Comenzamos la mañana con un dulce desayuno de zumos aguados, cappuccino y cruasanes rellenos de crema pastelera.

Cogimos el metro de Barberini a Colosseo. Ya había gentío alrededor del Coliseo esperando a entrar, aún no eran las 9.00h de la mañana, ¡miedo me da! Seguimos andando hacia el Foro, tal como nos indicó la empleada de la oficina de turismo, y afortunadamente ¡qué razón tenía!, para visitar el Foro, apenas una cola de 10 personas aproximadamente, así que a las 9.00h más o menos ya estábamos dentro y con las entradas del Coliseo para después ¡buena jugada!

El Foro Romano: lugar de reunión social, económica, política y jurídica durante siglos y siglos, que por algo Roma es la Ciudad Eterna…, resulta algo difícil de imaginar todo lo que ocurrió en esa explanada al contemplar sus restos. Muchos podrán decir que son piedras, y sí claro que lo son, pero todo depende con los ojos con los que se miren las cosas: “Tudo merece a pena, se a alma nao é pequena” decía Fernando Pessoa. Pues eso, ¿y nos gusta viajar? ¡pues viajemos en el tiempo! 5 horas duró nuestra visita, y cuidadín con el sol, que yo me quemé los hombros ¡Oh Sole Mío puñetero, sta nfronte a te!

Una vez visitado el Foro, vamos subiendo, casi sin darnos cuenta, al Palatino, la colina más famosa de la ciudad, pues es ahí donde se gestó la misma ya que es el lugar donde se construyeron las primeras chozas y donde supuestamente nacieron los gemelos Rómulo y Remo, a quienes esta ciudad debe su nombre, que fueron amamantados por la loba Luperca. Aquí se erigieron imponentes edificios y palacios de emperadores: Domus Augustiana, Domus Flavia… Y es que desde la cima se puede otear perfectamente todo el Foro Romano, nada escapa al control.

Y entre Coliseo y Palatino, el Arco de Constantino

Decidimos ir al Coliseo al mediodía, pues a la hora de comer habría menos gente. Efectivamente, a las 14.00h de la tarde entramos sin grandes esperas. La verdad, me resultó más impresionante su majestuosidad por fuera que por dentro.

Sobre las 15.00h ya estábamos fuera. Comimos en una terraza al lado de la parada de metro.Entre la elevada temperatura y el haber estado tanto tempo de pie, ya estábamos destrozados. Contemplamos la posibilidad de visitar los Museos Capitolinos, pero en éstos sí que había cola…, así que bajamos hacia Piazza Venezia.

Decidimos bajar por la Vía Teatro di Marcello, a la izquierda, éste mismo. El primer teatro de piedra, pues hasta entonces habían sido de madera, promovido por Julio César y acabado por Augusto entre los años 11 y 13 antes de Cristo, ya ha llovido…

Llegamos hasta una explanada, el Circus Maximus. Aquí como en el Foro, habrá que imaginar que este solar era el mayor circo de la antigua Roma que daba cabida a 300.000 espectadores para disfrutar de las carreras de carros.

2015-07-05_17-50-08.jpg

Al lado, el Forum Boarium (donde se llevaba a cabo el mercado de animales en la antigua Roma) o la Piazza della Bocca della Veritá, sin reparar en la Iglesia de Santa María in Cosmedin, que ya veríamos otro día. En esta plaza además de la Fuente della Boca de Veritá, se encuentran el Arco del dios Jano (Janus, Ianus) que significa camino o puerta y al que el mes de Enero debe su nombre, y el Templo de Portuno (arriba) y Templo de Hércules Víctor (abajo).

Vamos bordeando el Tíber a través del Lungotevere Aventino, esta zona la dejaríamos para otro día, pero desde este paseo podremos contemplar los puentes y la Isla Tiberina.

Frente a ésta y muy cerca del Puente Fabricio encontramos una sinagoga.

2015-07-05_18-11-03.jpg

Nos desviamos del Lungotevere y nos adentramos de nuevo en la ciudad, a la izquierda queda el Tíber y sus puentes.

En Largo di Torre Argentina encontramos el Área Sacra, una zona que contiene los cuatro templos más antiguos de Roma de la época republicana. En este lugar además, es donde apuñalaron a Julio César. Hoy en día es un lugar de protección de gatos, como reza en el cartel.

Seguimos caminando  hasta llegar al Museo del Ara Pacis de Augusto, dedicado a la Diosa Pax para celebrar la paz en el mediterráneo. Pero ya son las 19.30h y acaba de cerrar. Al lado un edificio circular formado por una serie de paredes concéntricas, es el Mausoleo de Augusto, pero está casi tapado por unos árboles, así que como vemos una fuente y hace calor ¿hace una duchita?

2015-07-05_19-23-59.jpg

Fresquitos continuamos camino hacia la Piazza del Popolo

Encima de ésta, atravesamos el parque de Villa Borghese para acabar en la Scalinata di Trinitá dei Monti, abajo Piazza Spagna.

Cerca de la Piazza della Rotonda, una heladería nos recuerda nuestro pueblo…

2015-07-05_18-38-15.jpg

Habrá que buscar un lugar para cenar spaguetti al dente y una cervecita “Peroni”. La verdad, en mi opinión, la cerveza además de cara, ruín…

Lunes, 6 de julio de 2015

Después del dulce desayuno en el hotel, nos disponemos para coger el metro desde Barberini a Ottaviana. Abandonamos Italia por unas horas y nos vamos a la Ciudad Estado del Vaticano.

Entre 5 y 6 horas hemos estado en el Vaticano… Buscamos algo rápido para comer y descansar un poquito.

Al salir cogemos camino por el Lungotevere y nos encontramos con el Castello de Sant’angelo y frente a él, el puente que recibe el mismo nombre. Por cierto, los lunes está cerrado.

Estábamos destrozados pero como quien no quiere la cosa aparecimos en el centro de nuevo y esta vez sí pudimos ver por dentro el Pantheon casi casi a punto de cerrar. Este edificio es como el patio de mi casa, que es particular y que cuando llueve se moja, como los demás… y sino fijaos en el óculo totalmente abierto de su cúpula, ¡una obra maestra de ingeniería! En él están enterrados personajes ilustres como Victorio Emnanuelle y otros de la Casa Real de Saboya o como o Rafael. Es el edificio de la antigüedad que mejor se conserva. Realizado por Agripa (por lo que se le llama Pantheon de Agripa) sobre el 27 a.c como templo dedicado al culto a los dioses Marte, Venus y otros.

Al salir, deleitamos nuestra boca con un buen helado de crema y nuestros oidos con un concierto de ópera callejero: Funiculí – funiculá,
funiculí – funiculá…
‘Ncoppa jammo ja’,
funiculí – funiculá….

2015-07-06_18-13-53.JPG

Camino al hotel pasamos por la Piazza Colonna, y en el medio la Columna de Marco Aurelio que conmemora las victorias militares de éste.

Entre la Via del Quirinale y la Via della Quattro Fontane, éstas últimas. Cada una en el chaflán del cada edificio que esquina la intersección. Dos figuras masculinas que representan los ríos Tiber y Arno (Roma y Florencia), las dos femeninas representan a las diosas Diana y Juno (la Lealtad y la Fortaleza).

Por fin en el hotel, y como diría la presentadora Mayra Gómez Kemp en el programa 1,2,3 “hasta aquí puedo leer”. Pero no se vayan todavía que aún hay más…pero hoy no ¡mañana!

Martes, 7 de julio de 2015

Amanece un nuevo día, dulce desayuno de nuevo y muchas ganas de ver Roma y de no perderse ningún rincón, pero bueno, eso es imposible… veremos lo que podamos. Hoy descansaditos del bajón de ayer a última hora, salimos a comernos la ciudad.

Vamos a Termini a ver si podemos comprar en taquilla los billetes del autobús a Fiumicino para mañana. En Terravisión nos dicen que no, sólo online o “in situ” en el momento, pero sale ¡a las 4.40h!, no “problem”, abren a las 4.00 h.

La primera visita la bellísima Basílica di Santa María Maggiore (la Mayor). Aquí he de decir que me impresionó tanto o más que la de San Pedro del Vaticano. Muy importante: en Roma no dejéis de entrar en las iglesias, cada cual más bella y siempre habrá algún detalle que llame vuestra atención.

Junto con la de San Pedro, San Juan de Letrán y San Pablo de Extramuros forma el “cuarteto de iglesias principales”, pues disponen de Puerta Santa y Altar Papal.

Otra Basílica, la de San Pietro “In Vincoli”, es interesante por albergar las cadenas con las que apresaron a San Pedro en Palestina y el Mausoleo del Papa Julio II en cuyo centro se erige el Moisés de Miguel Ángel, a su izquierda Raquel (vida contemplativa) y a su derecha Lía (vida activa).

En el monte Esquilino muy cerca del Coliseo encontramos una zona verde y los “restos” de la Domus Áurea de Nerón, no gran cosa, la verdad…

2015-07-07_12-10-01.jpg

Salimos y bordeando el Coliseo llegamos al Foro y Mercados del Emperador Trajano, el primer “centro comercial” cubierto de la historia.

Seguimos por Piazza Venezia y Vía del Teatro di Marcello y llegamos a una Iglesia que ya habíamos visto por fuera el día que visitamos el Foro y Coliseo y que cantidad de gente se agolpaba junto a su puerta. Se trata de la Iglesia de Santa María in Cosmedin. Y la cantidad de gente agolpada es para hacerse la típica foto poniendo la mano en la Bocca della Veritá que se encuentra en el pórtico del templo. Parece ser que es una tapa de una alcantarilla esculpida como una gran máscara con la boca abierta. Cuenta la leyenda que el que haya sido sincero no puede temer en poner su mano en la gran boca, pero de lo contrario, el osado podrá quedarse sin ella, pues la máscara se la comerá sin piedad… Allí todo el mundo salía airoso sin accidentarse, una de dos: o la tod@s han sido muy sinceros, o la boca se equivoca mucho ¿no os parece? No hubo paciencia para espera tal cola de gente para hacer la foto, y la verdad creo que fue acertado y pasar a ver la bella iglesia por dentro. Medieval con cierto “toque” bizantino, construida en el siglo VI sobre los restos de un templo, a la que se le añadió el campanario en el siglo XII. Conserva elementos decorativos como los mosaicos del suelo, el trono del obispo, el coro y el baldaquino.

Tomamos el paseo junto al Tiber, atravesamos el Ponte Fabricio y ya estamos en la Isola (isla) Tiberina. El Ponte Cestio, conecta a ésta con el popular Barrio de Trastevere. Donde buscamos un lugar para comer una rica rica, además de “piccola” lasagna. Una zona sin duda muy animada para comer, cenar, tomar un café o una copa, pues hay un montón de negocios de hostelería, “trattorías” sobre todo, además de curiosas tiendas.

El Trastevere antiguamente era un distrito de pescadores y marineros que creció debido al comercio a las orillas del río. Con la llegada de la Edad Media la zona se enriqueció con nuevas calles y encantadores rincones que aún perduran en el tiempo.

Y como hoy va de iglesias, visitamos la Basílica de Santa María en Trastevere. En su fachada se observan mosaicos que narran la vida de la Virgen, y en su interior, lo más característico es la inscripción “Fons Olei”, fuente de aceite, que parece ser surgió de ese lugar el día que nació Jesucristo…

Resulta agradable pasear por el Gianicolo y contemplar las vistas de la ciudad desde esa colina, pero antes habrá que subirla poco a poco, e ir haciendo distintas paradas:

Iglesia de San Pietro in Montorio y, en el patio el Templete de Bramante, su construcción fue costeada por los Reyes Católicos de España en el siglo XVI y se erigió en el lugar en el que supuestamente ejecutaron a San Pedro.

Una curiosidad: parece ser que los romanos tienen costumbre de casarse en la iglesia de San Pietro, no por nada en especial, sino porque aparcar allí es más fácil… El tráfico en Roma merece mención a parte…, y sino fijarse en los coches, todos pequeñitos.

Mausoleo Ossario Garibaldino:

2015-07-07_16-22-00.jpgFontana dell’Acqua Paola y sus vistas

 Estatua ecuestre de Garibaldi, que se ubica en esta colina precisamente por que en ésta tuvieron lugar los asaltos de los franceses a la ciudad en 1849.

2015-07-07_16-44-26.jpg

Faro Manfredi: regalo de principios del siglo XX de los italianos emigrados a Argentina.

2015-07-07_17-04-42.jpg

Y descendemos para tomar un descanso en una terracita de Trastevere ¡un cappuccino frío! y a caminar nuevamente. Dejamos atrás este barrio atravesando el Ponte Mazzini y nos dirijimos al Campo de’Fiori, cerca llama nuestra atención un patio muy muy escondido.

Salimos de Campo de’Fiori por la Via de Giubbonari

y de ahí a Piazza Mattei y su Fuente de las Tortugas

Y ya, de noche y después de un largo día de caminata (24Km marcaba el podómetro), nos merecemos una buena cena, cervecita y descanso. Mañana salimos para Dubrovnik a las 7.00h, asi que ¡arrivederci Roma, good bye, auf wiedersehen…! ¡ciao bambin@s!

2015-07-07_20-48-04.JPG

Anuncios