Aquí podréis encontrar unos cuantos detalles y datos prácticos a tener en cuenta para viajar a un país hasta hace poco desconocido, turísticamente hablando quiero decir…

Croacia perteneció a la antigua Yugoslavia, hasta que en el año 1991 declaró su independencia, aunque los acuerdos de paz no llegaron hasta el año 1995. Hoy es una joven república democrática, miembro de la Unión Europea y el turismo uno de sus motores económicos.

Os animo a conocer un país con olor a lavanda, bañado por aguas cristalinas y de paisajes agrestes. Aquí os dejo unas fotos para ver el contraste entre lado izquierdo, en el que se encuentra la bellísima costa dálmata, y lado derecho con la robusta cadena montañosa de los Alpes Dináricos, que la separan de Bosnia.

IDIOMA: croata y dialectos, aunque con el inglés te puedes defender perfectamente.

DOCUMENTACIÓN: como es PAÍS DE LA UNIÓN EUROPEA, sólo será necesario DNI, peeero…, si queremos subir desde Dubrovnik a otros lugares del país, o bien bajar a ésta desde otro punto, sería muy conveniente, sino necesario, llevar PASAPORTE, pues la vecina BOSNIA tiene 20 km de acceso a costa dálmata, por lo que inevitablemente tendremos que pasar por ella.

mapa
imagen de villanikola.com

Otra ventaja de estar en un estado miembro, es que podremos utilizar la TARJETA SANITARIA EUROPEA, que expide la Seguridad Social. Otro asunto es que opcionalmente contrates un seguro médico “por si las moscas” y por sentirte más “seguro”, valga la redundancia.

MONEDA: aunque sea país de la Unión Europea, al igual que Reino Unido, tienen moneda propia, la KUNA, 1 EUR 7,6103 HRK. No es necesario llevar cambiado desde aquí, hay oficinas de cambio en muchísimos lugares.

Unas chicas nos dijeron que en el aeropuerto de Dubrovnik cambiaron a razón de 1 euro a 7.5 HRK, muy buen cambio, la verdad…, nosotros no lo encontramos mejor.

En cuanto a TARJETAS, como en España, sin problema.

ALOJAMIENTO: la oferta hotelera es algo “escasa” en relación con la demanda turística, además de ser un poco cara, en mi opinión. Peeeero, hay otras alternativas, las llamadas “SOBE”, que son habitaciones que alquilan los particulares en sus casas. Hay muchísimas y muy bien de precio.

Veréis que mucha gente aconseja no reservar alojamiento, alquilar coche e ir improvisando en función del lugar donde te sorprenda la noche. Esto está bien en el sentido de que podréis visitar un montón de localidades sin el condicionante de tener un itinerario preestablecido, pero por otro lado pierdes tiempo en buscar alojamiento. Esto sólo sirve para quien le valga “cualquier cosa” o no viaje en temporada de máxima afluencia turística.

A nosotros nos vale casi cualquier alojamiento siempre y cuando que esté limpio, evidentemente, pero con una salvedad, que tenga baño en la habitación.Lo del baño compartido y lugares tipo albergue no nos van. Lo de que la habitación sea más o menos bonita, dimensiones, prestaciones y demás, nos es indiferente. Como además viajamos en el mes de julio, decidimos reservar por anticipado en una página web.

Tanto en Dubrovnik, como en Trogir y en Korenica, optamos por las “Sobe” previamente reservadas. Se trataba en todas ellas de habitaciones con baño dentro de casas unifamiliares de paisanos croatas. No convivías con ellos para nada, pues una planta de la casa la tienen reservada para su vivienda, y la otra la alquilan por habitaciones a turistas, por lo que te da la sensación de estar como en un hotel. Excepto en el de Korenica, las habitaciones tenían nevera, calienta-leches, tv, productos de aseo, incluso en alguno zapatillas de papel. Los precios varían entre 30 ó 40 euros noche la habitación doble.

Por poner un ejemplo, éste es el alojamiento en la penísula de Lapad, en Dubrovnik: Villa Mía Apartments. La habitación estaba situada en un ático y accedíamos por la puerta de arriba de la casa, mientras que los propietarios residían en la planta baja.

En Zagreb alquilamos un apartamento, también por 40 euros noche.

HUSO HORARIO, ELECTRICIDAD, INTERNET, TELÉFONO, VACUNAS, RELIGIÓN y demás: como en España.

TRANSPORTE: nosotros nos movimos en autobús, aunque lo más recomendable es el alquiler de coche.

Hay consigna en todas las estaciones así que se puede dejar las maletas y aprovechar para patear los pueblos entre viaje y viaje.

Una curiosidad: en los autobuses cobran el transporte del equipaje. Quiero decir, que uno compra el billete del viaje en la taquilla, pero al subirte al autobús, si dejas el equipaje en el maletero de abajo, el conductor te cobra una kuna por ello.

Para ir a las islas hay ferrys con mucha frecuencia, no es necesario reserva previa y se pueden meter coches sin problema. Mirar enlace a Jadrolinija

Otro dato que creo que es importante señalar: las playas no son de arena, sino de piedras, por lo tanto, si no quieres fastidiarte el viaje por haberte hecho una heridita en los pies, imprescindible llevar cangrejeras, el que avisa…

NUESTRO ITINERARIO:

1º día: llegada a Dubrovnik a las 8.00h al aeropuerto

2º día: Dubrovnik

3º día: viaje Dubrovnik – Trogir (noche en Trogir)

4º día: Split – Isla de Brac (noche en Trogir)

5º día: Zadar, viaje a Korenica, pueblo próximo al Parque Nacional de Plitvice (noche en Korenica)

6º día: Parque Nacional de los Lagos de Plitvice, viaje a Zagreb (noche en Zagreb)

7º día: Zagreb (noche)

8º día: regreso

Dubrovnik puede verse en un día, disfrutarlo es otra cosa…

El viaje de Dubrovnik a Trogir en autobús se hace muy pesado, salimos a las 11.00h y no llegamos hasta las 17.00h o 18.00h. Trogir es pequeño y puede verse en unas horas, ponedle una mañana o una tarde, por ejemplo …

Split es una ciudad grande, pero lo importante turísticamente hablando es la zona antigua próxima al puerto, donde está el Palacio de Diocleciano. Al igual que Trogir, puede invertirse poco tiempo, nosotros creo que 2 ó 3 horas. Hay que decir que es una ciudad con muchísimo ambiente nocturno, mucha juerga, eso sí…

Desde el puerto de Split podemos tomar un ferry hasta la isla de Brac, cuya imagen más emblemática es la playa de Zlatni Rat, en la localidad de Bol.

En Zadar estuvimos unas 3 horas por la mañana. A día de hoy iría a la tarde  para poder disfrutar de una puesta de sol acompañada por las luces del “saludo al sol” y las melodías del “órgano de mar”.

Plitvice es súper recomendable. Conviene visitarlo a primerísima hora porque enseguida se llena de gente. Aquí hay dos opciones: puedes pasarte todo el día haciendo una ruta larga, o bien una mañana haciendo una más corta. Hay varias rutas y muy bien señalizadas, también barquitos y algún autobús que te lleva de retorno. Cada cual que decida en función de lo que aguante y de lo que le guste. Nosotros hicimos una mezcla entre una corta y una larga, el podómetro marcó 18 km y pasamos casi todo el día, pero repito, cada cual como vea. Para más información pinchad aquí.

Y por último Zagreb, que nos resultó una ciudad muy bonita y acogedora. La verdad es que nos sorprendió, porque he leído que casi no tiene nada para ver, y yo creo que bien merece dedicarle un día entero.

 

Anuncios