Había leído en foros que el transporte público en Turquía, y en concreto en autobús, era muy bueno, pero no me imaginé que era tanto…, o por lo menos para nosotros, la experiencia fue inmejorable.

Llegamos por mar desde la isla griega de Rodas a la localidad turca de Marmaris, una hora en ferry las separan. Nuestro objetivo era ir a Pamukkale.

Desde Marmaris sabíamos que salía un autobús hacia Denizli a las 10:45h y en teoría a las 10:00h ya habríamos llegado al puerto, solo tendríamos que tomar un taxi o un autobús local, si fuese posible, hasta la “Otogar”, que así le llaman los turcos a la estación de autobuses. Desde España intentamos comprar los billetes, y aunque la página web te da la opción, lo cierto es que con una tarjeta extranjera no puedes hacerlo, al igual que pasa con los vuelos internos de la compañía “Pegasus”, que no pudimos comprar billete en la página oficial por el mismo motivo, y tuvimos que reservarlos mediante el intermediario edreams.

Como estaba previsto llegamos a las 10:00h a Marmaris, pero el control de pasaportes nos hizo perder tiempo. Como nosotros, todos los demás viajeros se agolpaban para tomar taxis allí en el puerto. Conseguimos coger uno pasadas las 10:30h, y sin mucha esperanza de que llegásemos a tiempo. Aquí comienza el regateo turco: el taxista empieza ofreciendo 200 euros por llevarnos a Pamukkale, hasta acabar bajando a 80 euros, último precio ofertado según llegamos a la estación. El taxista se metió casi en la dársena, le pagamos y un hombre nos coge por el brazo y nos lleva a la taquilla, otro nos coge las maletas y las guarda en el autobús, pagamos en euros, nos devuelven en liras turcas…, ya estábamos rumbo a Denizli.

Haciendo cuentas, ya sentados, descubrimos que por un trayecto de aproximadamente 200km nos cobraron el equivalente a 13 euros. Buen precio me parece, teniendo en cuenta que en mi vida diaria, por hacer un trayecto de 60 km tengo que pagar un billete de casi 7 euros. Pero lo mejor de todo es el servicio ¡qué autobús!, impecable, evidentemente con aire acondicionado e incluso un botón encima del pasajero para pedir bebida, pantallas individuales y mp3 con sus auriculares.

Un azafato cada poco tiempo sacaba vasos de plástico y, guante en mano, abría una botella de agua e iba sirviendo a los pasajeros. Incluso nos obsequiaron con algo salado: unas galletitas y una bolsita de pistachos. No estaba dotado con baño, pero sí hicieron, durante las casi 4 horas de viaje, 3 paradas de 10 minutos. Eso sí, se molestaban en contar a la gente en cada parada, tanto antes de bajar como inmediatamente antes de continuar con el viaje.02 TURQUIA PAMUKKALE (01)

Supongo que por las características geográficas del país, los turcos se esmeran en tener un buen servicio de transporte público, pues aunque éste es de primera calidad, las 3 horas 45 minutos de viaje por casi 200 km no te las quita nadie…, y es que las carreteras son de aquella manera…, un trayecto cuyo paisaje dibujaba un simple horizonte de cielo y tierra, no más.

Llegamos a “Otogar” (estación) de Denizli a las 14.30h. Ya sólo restan 17 km para nuestro destino, y para ello tomamos un “Dolmus“, que es una especie de microbús que sale de la estacióncon relativa frecuencia (cada media hora ó 20 minutos, no recuerdo exactamente). No hay ventanilla y se le compra el billete al conductor “in situ”. Muy barato, creo que no llegó, al cambio, al equivalente 3 euros los dos.

Como ya dije, la experiencia ha sido fantástica, pese al número de horas de viaje, y es que Turquía es muy extensa… Nosotros viajamos de día pero a la hora de hacer desplazamientos más largos, de 8 ó 9 horas, las compañías ofrecen horarios nocturnos que conviene tener en cuenta, pues mientras viajas, ahorras una noche de hotel y ganas tiempo… Os dejo unos enlaces de las compañías más importantes, aquí se pueden consultar horarios, ver cuántas plazas quedan etc… : Pamukkale turizm , Metro turizm, Ulusoy.

Buen viaje a tod@s!!

Anuncios