Si no fuese por el calor que hacía, a lo lejos, podría confundirse con una estación de esquí…

02 TURQUIA PAMUKKALE (46)

El pequeño pueblo turco de Pamukkale se ha convertido en turístico gracias a su “Castillo de Algodón” (eso significa en turco su nombre), es decir, a las blancas capas de caliza y travertino que bajan en forma de cascada por la ladera de la montaña, adquiriendo aspecto de terrazas que contienen una capa de agua, sostenidas y unidas por estalactitas. Este paisaje es resultado de la precipitación de aguas termales de bicarbonatos y calcio, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1988, y de lo que los turcos pueden presumir, pues pocos lugares en el mundo hay como éste.

Como ya comenté en el post sobre el viaje en autobús por Turquía, llegamos en Dolmus desde Denizli, y al finalizar el viaje, dos hombres nos abordaron con el objetivo de que contratásemos sus servicios para hacer el recorrido por el “Castillo de Algodón” y las ruinas de la antigua ciudad romana de Hierápolis por la friolera de ¡¡¡¡40 euros!!!!, cada uno, claro está…, cuando la entrada tenía un coste de 25 TRY liras turcas (Museo y piscina de Cleopatra a parte), aún no bien 8 euros…, ¡¡qué diferencia!! Sus intentos no fueron en balde, pues les contratamos el “transfer” para el aeropuerto de Cardak (Denizli) para el día siguiente.

Para dormir esa noche habíamos elegido el Dophin Yunus Hotel. Un establecimiento de gestión familiar muy agradable y muy bien de precio (23 euros) con desayuno incluido, que era servido en una terraza junto a la piscina. Una abuela entregaba a los huéspedes una cesta bien surtida con dulce y salado, eso sí, café y té a voluntad. Habitación amplia con su baño, conexión wifi gratuita, aire acondicionado…, no tiene duda ninguna, por ese precio y para una noche. Además, hay que destacar la amabilidad con la que nos trataron, pues después de pasar el día en los baños termales, nos ofrecieron la posibilidad de darnos una ducha antes de partir hacia el aeropuerto, y la verdad es que se agradece…, nos hubiesen dejado utilizar la de la habitación, pero ya había sido ocupada, así que utilizamos las de los vestuarios de al lado de la piscina ¿qué más se puede pedir?

5484186454841907

Como el primer día llegamos a las 17:00h, después de acomodarnos en el hotel y comer algo, nos dedicamos a dar una vuelta por el pequeño pueblo rural de Pamukkale que ahora vive del turismo: hoteles, restaurantes, tiendas, un “ciber”, alguna mezquita, y casas cuyos habitantes aún tienen por labor la agricultura…

02 TURQUIA PAMUKKALE (24)02 TURQUIA PAMUKKALE (42)02 TURQUIA PAMUKKALE (43)02 TURQUIA PAMUKKALE (45)

Al día siguiente, después del desayuno servido por la abuela del hotel, nos dispusimos a recorrer, de abajo a arriba, la blanca montaña de algodón. Cambiamos dinero en un bar, compramos las entradas y comenzamos a ascender. Muy importante, quítense los zapatos. Lo harán, pues de lo contrario acabarán resbalando…

02 TURQUIA PAMUKKALE (5)02 TURQUIA PAMUKKALE (28)

02 TURQUIA PAMUKKALE (8)02 TURQUIA PAMUKKALE (22)02 TURQUIA PAMUKKALE (16)02 TURQUIA PAMUKKALE (15)02 TURQUIA PAMUKKALE (20)02 TURQUIA PAMUKKALE (30)

Como en la playa, primero vas pisando el agua, que corre por el blanco suelo cálcico, y poco a poco vas encontrando a tu paso pozas en la que poder sumergir todo el cuerpo, así como cascadas. El agua va fluyendo y puedes sentirla, tiene una temperatura agradable. A medida que vamos subiendo por la ladera del “Castillo de Algodón” iremos percibiendo que la temperatura del agua va subiendo poco a poco, hasta llegar a la cima, donde se encuentran las fuentes.

02 TURQUIA PAMUKKALE (33)02 TURQUIA PAMUKKALE (34)

Tras las fuentes encontraremos un chiringuito donde tomar y/o comer algo al aire libre…, así como las ruinas de la antigua Hierápolis. Allí nos encontraremos con las antiguas termas o también llamada “La Piscina de Cleopatra“, pues se dice que fue un regalo a la hija de ésta y de Marco Antonio, que por cierto, se llamaba igual que su madre.

03 HIERAPOLIS (21)

La piscina, contiene en su interior restos de edificios romanos, aunque no deja de ser un complejo lleno de turistas que, a modo de sardinas enlatadas, se bañan en una piscina, rodeada de mesas y sillas ocupadas por otros tantos que degustan comida de sartén. Parece ser que los viajes organizados y otras excursiones tienen tendencia a guiar al turista hacia éstas, obviando o restándole importancia a las terrazas de travertino, o esto es lo que le pasó a un amigo nuestro. Lo más probable es que este complejo fuese restos de un hotel construido en esta zona, pues antes de la declaración de la UNESCO, el lugar no era muy respetado: se utilizaba el agua de las termas para llenar piscinas de hoteles, se construía en cualquier sitio, se destrozaban los restos de la ciudad antigua, se utilizaba jabón y champú en las pozas…

03 HIERAPOLIS (22)

66d43e77faa9c0ded0528fc916b43144

En la antigua Hierápolis se gestó lo que es hoy Pamukkale. Nació como ciudad de carácter helenístico o griego, para tornarse en urbe romana posteriormente, a la que acudían los nobles del imperio atraídos por las aguas termales, creadas en el siglo II a.C. Los movimientos tectónicos que tuvieron lugar en la depresión de la falla de la cuenca del río Menderes causaron frecuentes terremotos, así como ocasionaron la aparición de numerosas fuentes de aguas termales. Tanto griegos como romanos les  atribuyeron propiedades terapéuticas otorgadas por los Dioses.
La ciudad sufrió varios terremotos, pero el que verdaderamente le puso fin fue el de 1354.

Hoy en la cima de la colina podemos ver sus restos, así como un Museo de la misma. Éste se divide en dos salas: una con monumentos funerarios, sarcófagos, estatuas de dioses y demás, y otra en la que se exponen objetos tales como vasijas, platos, joyas, monedas, etc…

El museo está emplazado en el lugar en el cual estaban ubicados los antiguos baños romanos.

El Templo de Apolo: fue construido haciendo honor a la deidad a la que se creía fundadora de la ciudad. Junto a éste se edificó el Plutonio, un santuario dedicado al Dios Plutón. Un lugar al que se accedía descendiendo por las escaleras de una gruta con arcadas (Puerta del Infierno). Recientemente, hace un par de años, se encontraron numerosos cadáveres de aves muertas por causa de gases tóxicos, lo que demuestra verdaderamente la ubicación de la caverna.PAMUKKALE_TEMPLO_DE_APOLO

El teatro de Hierápolis fue construido sobre una ladera hacia el año 62 d.C. Se compone de Cávea (centro de las gradas) donde se ubicaba un lugar especial para invitados distinguidos, Scena (decorado con varios relieves de escenas mitológicas) y Orchestra, que generalmente se usaba para representaciones teatrales y coros, y que el el siglo IV se acondicionó para la ejecución de espectáculos acuáticos llamados colimbretas que se pusieron de moda.

Es uno de los teatros mejor conservados en toda la Turquía romana con una fachada de más de noventa metros de largo que aún permanece en pie. Contaba con una capacidad para unos 20.ooo espectadores aproximadamente. Hoy se conservan 30 filas.

03 HIERAPOLIS (17)03 HIERAPOLIS (18)

Podemos también distinguir las puertas de la ciudad, construidas en distintas épocas:

Puerta bizantina o puerta norte, perpendicular a las murallas de la ciudad que da paso a la larga vía principal o vía Frontino, de 13 ó 14 metros de longitud.

Próximo a esta puerta se encontraba el Ninfeo, santuario dedicado a las ninfas que contaba con numerosos elementos ornamentales, y que distribuía agua para toda la ciudad.

03 HIERAPOLIS (10)03 HIERAPOLIS (7)

Puerta de Domiciano, construida durante el Imperio del mismo, por Julio Frontino.

puerta-de-domiciano_756902403 HIERAPOLIS (9)

Las puertas del norte y del sur están unidas por un camino rodeado de columnas, a cuyos costados se hallan importantes construcciones.

Uno de los recintos bien conservados es el de las letrinas públicas. Donde se descubre un edificio dedicado a la higiene de los habitantes del lugar.

Una de las aportaciones romanas a la higiene son estos edificios que se descubren en diversas ciudades, en los que los ciudadanos hacían sus necesidades corporales íntimas. En este caso, se aprovechaban las aguas abundantes para llevarse los residuos hacia las cloacas. En este edificio permanecen aún las magníficas columnas y se observan los canales de aguas y otros detalles del establecimiento.

El edificio es alargado, dividido por una columnata de orden dórico, y las aguas utilizadas se conducían hacia la cloaca de la vía Frontino. Es obra de la segunda mitad del siglo I.

03 HIERAPOLIS (34)03 HIERAPOLIS (37)

Pero desde luego, lo más destacado de la ciudad son sus necrópolis, tres en total: al sudoeste, este y norte. Destaca por ser el cementerio más grande de Anatolia.

Fue el arqueólogo Francisco D’ Andria quien descubrió la Tumba de San Felipe, uno de los doce apóstoles de Jesucristo, en los restos de una iglesia. Fue lapidado y crucificado por los romanos cuando predicaba en la ciudad, de hecho hay un santuario erigido en su memoria al que acudían los peregrinos cristianos. El Martirio de San Felipe es un monumento octogonal construido en el siglo V que tendría una escultura del santo en el centro.

Hay muchos tipos de tumbas y de varias épocas, con sarcófagos y edificaciones que semejan sólidas casas hechas para que cada difunto descanse hasta la eternidad.

Hay que tener en cuenta que miles de enfermos vinieron a este lugar en busca de curación, y muchos de ellos también quedaron, así como otros de los alrededores que deseaban ser enterrados aquí por considerarse éste un lugar sagrado. Por ello (y por las distintas épocas de la ciudad) se observan elementos funerarios de distinta procedencia y cultura, desde la época helenística a la bizantina. La condición social también podía apreciarse en este tipo de edificaciones.

En algunos casos, las propias aguas han alcanzado los elementos funerarios, quedando envueltos éstos en la capa de travertino blanco. Un espectáculo en el que se une la naturaleza y el pasado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Como hemos podido ver, esta localidad conjuga perfectamente la historia con la atracción de un fenómeno paisajístico para el disfrute de sus visitantes.

No exagero si digo que pudimos estar unas 7 u 8 horas, pues comenzamos a subir a las 9:00h de la mañana y regresamos al pueblo para comer a las 16:00h ó 17:00h. Hicimos algún recado, nos duchamos por gentileza del dueño del hotel, y puntualmente vinieron a recogernos a las 19:00h para ir al aeropuerto de Cardak (Denizli), a 70km  de distancia ó a una hora  de autobús aproximadamente. En este pequeño aeropuerto tomaremos un vuelo interno con la compañía turca “Pegasus” y en una hora más o menos, estaremos en Estambul.

Anuncios