Incluir Utrecht en una pequeña visita a Holanda creo que fue una decisión muy acertada. Una bella ciudad con un coqueto casco histórico en el que cada rincón se convierte en paisaje de postal. Pese a sus 300.000 habitantes, resulta acogedora y tranquila, a la par que animada. Cuenta con una prestigiosa universidad, con la torre de iglesia más alta y antigua de Holanda (Torre Dom), convertida en símbolo de la ciudad. Pero para mí, lo que destaca y la distingue frente a otras, son sus canales, pues discurren a través de un “doble paseo“, dándole al viandante la posibilidad de bajar a caminar al nivel de sus aguas, así como de comer o simplemente tomar algo a pie de canal. A media hora en tren de ciudades como Amsterdam, La Haya o Rotterdam, hace que Utrecht resulte un lugar idóneo para establecer “campamento base” y desde ésta moverse a otros puntos del país.

En nuestra ocasión contábamos con 4 días y sus 4 noches. La primera, nada más llegar.

El “planning” sería el siguiente:

2 noches y un día en Utrecht.

2 noches y 3 días completos en Amsterdam (incluyendo la visita a los pueblos Volendam, Edam y Marken).

Como anécdota, ¿sabíais que mediante la firma del tratado de Utrecht España perdió Gibraltar?

El vuelo Santiago-Amsterdam tenía prevista su salida a las 18.40h, pero por cuestiones de tipo atmosférico el despegue se retrasó una hora, y como consecuencia, en lugar de llegar a las 21.00h llegamos a las 22.00h al aeropuerto de Schiphol.

Desde éste tomamos un tren a la estación central de Utrecht. Los hay con una frecuencia aproximada de 20 minutos, pero eso sí, hay que distinguir entre los “Intercity“, más rápidos, cuyo trayecto durará unos 30 minutos, y los “Sprinter“, cuyo trayecto será de un poco más de una hora ya que va parando en estaciones intermedias. Por cierto, los dos tienen el mismo precio (8,70 euros), así que sin duda, lo mejor es tomar el “Intercity”. Os dejo el enlace de de transporte en tren de Holanda donde podréis consultar horarios, conexiones y precios.

Compramos billete en ventanilla, también se puede comprar en unos cajeros amarillos.

Además de la demora aérea, se le sumó la pérdida del primer tren que podíamos tomar, pues en el puesto de información nos dijeron que salía en un andén y en ventanilla nos dijeron que salía de otro…, por lo que la llegada, que suponíamos a las 22:00h ó 22:30h, acabó siendo a las 00:00h, así que una vez en el tren llamamos a Hannie, nuestra “anfitriona” de Airbnb, para avisarla de nuestra demora. Ésta sería nuestra primera experiencia con este tipo de alojamiento, y la verdad, he de decir que hemos quedado muy satisfechos. Ocupamos la suerte de apartamento en el que habían convertido el sótano de la casa. El baño estaba separado de la habitación pero de uso exclusivo para nosotros, al igual que el pasillo que lo conectaba. Otra puerta del apartamento albergaba una nevera y un microondas, que no utilizamos pero también estaba destinada exclusivamente para nuestro servicio. El desayuno estaba incluido, sólo tenías que indicar la hora a la que querías que te lo sirviese. En una repisa al bajar las escaleras que conducían al apartamento y que daba justo enfrente de la habitación, te dejaba una bandeja con todo lo necesario, dulce y salado, no le faltaba detalle. Precio 160 euros las dos noches (viernes y sábado). Pasen y vean:

 Al llegar tan tarde lo único que pudimos hacer es buscar algo para cenar e irnos a dormir.

Hannie dejó la bandeja a las 8:00h de la mañana, tal como le habíamos pedido. Desayunamos, manché el pantalón de café, me cabreé, me cambié y volví a poner buena cara para comenzar la visita a Utrecht.

IMG_8307

Era sábado así que nos podemos encontrar con los siguientes mercados:

  • El “Bloemenmark” o Mercado de las Flores que se celebra todos los sábados en la plaza Janskerkhof de 7:00h a 17:00h, o también en los alrededores del puente Bakkerbrug del canal Oudegracht.
  • El Mercado de “Vredenburg” que tiene lugar los miércoles, viernes y sábados en esta plaza próxima a la Estación Central. En éste podemos encontrar productos de alimentación (frutas,verduras,pan…), cinturones y otros complementos, chaquetas, etc…
  • El Mercado Textil o “Lapjesmatrk” de Breedstraat, celebrado todos los sábados desde las 8:00h a las 13:00h, y en el que podemos comprar telas fundamentalmente, pues aunque hay algún puesto de ropa, las telas son las protagonistas, para muestra un botón ¿no?IMG_8309

De camino a la Domplein, nos encontramos con esta curiosa estatua de bronce “Thinker on a Rock” cuyo autor, Barry Flanagan, parece haber querido parodiar con ella al famoso Pensador de Rodín.

IMG_8310

Un edificio llama nuestra atención. Se trata de un anexo del Ayuntamiento de Utrecht, diseñado precisamente por un arquitecto catalán, Enric Miralles, y su socia Benedetta Tagliabue, y que fue objeto de varios premios en 2001.

IMG_8313

En la plaza Domplein se encuentra la Catedral de San Martín, su patio “Pandhof” y  la torre de su campanario, separada de ésta y conocida como Torre Dom o Domtoren.

El Pandhof es el patio que alberga el jardín monástico del campanario de la Catedral, situado entre ésta y el edificio del Rectorado de la Universidad. Se puede acceder a él de modo gratuito. Los tres lados del jardín dan a un claustro gótico donde la gente suele sentarse para disfrutar de la belleza y tranquilidad de este bello lugar.

A las 11:00h comienza la visita guiada a la Torre Dom. De martes a sábado de 11:00h a 16:00h y domingo y lunes comienza una hora más tarde. La entrada se compra en la oficina de turismo, situada al lado y señalizada con el distintivo “VVV”. Las visitas salen de la misma, duran aproximadamente una hora y su precio es de 9 euros por persona. Las mochilas hay que dejarlas en unas taquillas de la oficina. Aquí os dejo el enlace con la información necesaria para visitar la Domtoren.

IMG_20160326_103238IMG_8387

Su visita es de obligado cumplimiento, pues es el símbolo de la ciudad. La más alta, con 112 metros de altura, y antigua de Holanda. Data del siglo XIV y fue erigida como un edificio único, hasta que en 1674 un huracán aisló la torre del resto de la catedral.  Surge así la plaza que hoy en día conocemos como Domplein.

Cuenta con un conjunto de 50 campanas cuyo peso alcanza los 32.000kg.

En el último piso podemos observar un hermoso carillón del siglo XVII.

Por cierto, para disfrutar de las maravillosas vistas que hay en la cima habrá que subir a pie  465 escalones. No hay ascensor así que el que algo quiere, algo le cuesta…

vistas rectoradovista curvavistas

La Catedral de San Martín, Iglesia Dom o Domkerk (en neerlandés) comenzó a construirse en 1254, tras un incendio que  devastó la iglesia, pero esta vez de estilo gótico francés y su reconstrucción y reformas llevaría nada más y nada menos que 7 siglos… Perteneció a la Iglesia Católica hasta mediados del siglo XIV en el que pasó a la Iglesia Reformada de Holanda. En 2003 esta rama se incorporó la a Iglesia Protestante. Fue en tiempos la más grande del país y una de las dos anteriores a la Reforma protestante. Por cierto, curiosamente hay un salón de té en su interior con vistas al Pandhof…

Al lado de la Catedral podemos encontrar el edificio del Rectorado de la Universidad de Utrecht, conocido como “Academiegebow“.

IMG_20160326_122300

Como dije al principio, el gran atractivo de Utrecht por excelencia son sus canales, y algo que los hace únicos es el poder bajar a las aceras que se encuentran a nivel del agua, e incluso comer o tomar algo en sus terrazas situadas en la orilla. Podemos distinguir entre el Oudegracht (canal viejo) y el Nieuwegracht (canal nuevo).

IMG_20160326_124600yo

Un rincón emblemático de la ciudad es la curva que hace el Oudegracht a la altura del edificio Winkel Van Sinkel (la tienda de Sinkel), palacete neoclásico de finales del siglo XIX que perteneció al empresario Anton Cloppenborg Sinkel, y que a día se hoy se ha convertido en una concurrida cafetería, restaurante y, por las noches discoteca. Destacan las cuatro estatuas de hierro fundido vestidas con túnicas, a modo de cariátides, y que sirviendo de columnas, decoran la fachada del edificio.

IMG_8391

Winkel

En los alrededores del Oudegracht, concretamente en el puente Bakkerbrug nos encontramos, como dije antes, con unos puestos del mercado de las flores.

Seguimos andando junto al Oudegracht. Tengo que decir que al que le guste ir de compras Utrecht, es un paraíso, un centro comercial urbano dentro de un bellísimo casco histórico. Hay cantidad de tiendas de ropa por todos los rincones de la ciudad. La Estación Central también alberga un gran centro comercial del que pensé que no conseguíamos salir el día de nuestra llegada…

Otra cosa que me llamó la atención son las tiendas dedicadas a los juegos de mesa. Por cierto, una anécdota: Le preguntamos al dependiente por la ampliación de un juego. Éste sale del mostrador para mirar de qué juego se trataba, cuando me fijo en sus pies y veo que el fulano ¡estaba descalzo!. ¿Os imagináis en España a un dependiente paseándose descalzo por una tienda?

Para recorrer los canales hay lanchas motoras, pedaletas y barquitos de tours organizados. Nosotros decidimos hacer algo diferente así que bajo el puente “Smeebrug” alquilamos un kayak para hacer un recorrido surcando las aguas a remo. Fundamentalmente por el Oudegracht pues nos dijeron que el Nieuwegracht tenía cortado el acceso. La duración de la ruta es aproximadamente de una hora y el precio de 5 euros por persona, o lo que es lo mismo, 10 euros el kayak de dos. Por cierto, puede hacerlo cualquiera, es apto para principiantes, de hecho nosotros no habíamos cogido un cacharro de éstos en nuestra vida…

La ruta es circular, empieza y termina en el mismo punto, tal como señala el marcador:

IMG_8414IMG_8410

Fue divertido a la vez que cansado, y mojado. Pero lo pasamos bomba que es lo importante ¿no?

Después de comer, bordeamos a pie el Nieuwegracht que no pudimos recorrer en kayak. Desde luego no es tan imponente y discurre por una zona quizá menos transitada y comercial, de tipo residencial. Hay largos tramos en los que no se puede pasear a ambos lados, sino que va discurriendo junto a las casas.

bici

Creo que después del paseo nos teníamos merecida una cervecita, así que buscamos otro local peculiar de la ciudad: El Olivier Café, una cervecería belga en el interior de una iglesia que fue dedicada a Santa María la Menor. En su interior se conserva un órgano y estatuas religiosas. La verdad es que estaba a tope y no pudimos más que verlo, pues las mesas estaban llenas y las que no, estaban reservadas para las cenas (allí se cena sobre las 18:00h-19.00h), en la barra no cogía un alma, nunca mejor dicho…

Así que la cervecita tuvo que esperar, y al final nos la tomamos a pie de canal en la terraza del Oude Pothuys, un Muzikcafé conocido como la “cueva” o “cave”, que parece que tiene mucha animación en la noche, pero para ésta teníamos otro plan.

IMG_20160326_175348

bicis.JPG

El plan sería hacer el “Trajectum Lumen” (la Luz de Utrecht), que consiste en un recorrido nocturno por distintos puntos del casco histórico de la ciudad convertidos en obras artísticas de luz formando un precioso espectáculo. Probablemente lo hayan bautizado así no sólo por consistir en una ruta o un trayecto, sino porque “Trajectum” fue el nombre con el que se conocía lo que hoy es Utrecht. Los romanos construyeron una fortaleza en un cruce en el río, y a este enclave lo bautizarían como “Trajectum”.

Podemos disfrutar de esta ruta los 365 días del año a partir del encendido de la iluminación de las calles, una vez cae la noche. Podemos hacerla a pie o en kayak, aunque a mi esta última me parece muy interesante, pero sólo en meses de calor, por favor, menuda gracia mojarse de noche, ya nos llegó con la caladura de día…

IMG_8452

A pie podemos hacerlo por cuenta propia, ayudándonos de un mapa que podemos adquirir en la Oficina de Turismo (en inglés y neerlandés) o bien bajándote la aplicación app para teléfono móvil, como nosotros, o también existe la posibilidad de hacer visita guiada o contratar guía, para ello preguntad en la Oficina de Turismo.

Seguir la ruta es sencillo, comienza en Vredenburg, frente al Apollo Hotel, y basta con fijarse en las luces que hay en el empedrado de las calles, aunque a veces, cueste un poco encontrarlas…

IMG_8454

El recorrido puede hacerse en una hora aproximadamente, pues hay que tener en cuenta que es probable que te pierdas y te vuelvas a encontrar, bueno, estas cosas que pasan en los viajes, ya sabéis…

Esto es para lo que ha dado el día, pero aún podríamos ver más: El Domunder en la Plaza Domplein, que ofrece un viaje bajo tierra para conocer la historia de la ciudad, y que teníamos como una alternativa por si el tiempo nos castigaba, el Museo Speelklok de relojes antiguos, el Centraal Museum, la casa de Rietveld Schröder, la zona universitaria Uithof, el jardín Oude Hortus…, en fin, que incluso daría para una visita de otro día más…

Si algún día visitáis Utrecht seguro que os sorprende gratamente, como a mí. Así que si tenéis oportunidad, no lo dudéis.

Anuncios