Para hospedarnos, elegimos un original hotel que nos dio la oportunidad de conocer el Amsterdam “Noord” o norte, el Amstel Botel, un barco convertido en hotel, o lo que es lo mismo, un hotel dentro de un barco. Situado en el que fue el astillero más grande de Europa, el NDSM, que quebró en la década de los 80. Tras varios intentos por revitalizarlo, el ayuntamiento ofreció mediante concurso, un proyecto de regeneración urbana a finales de los 90 y mejoró la accesibilidad a esta zona mediante un servicio de ferry gratuito. Hoy en día se ha convertido en uno de los principales centros de artes escénicas, festivales musicales y de teatro del país, a la vez que se ha dado oportunidad a la creación de una singular arquitectura, de la que os daré algunos ejemplos. Por cierto, también se puede visitar el museo NDSM para conocer más sobre la historia de esta zona.
El acceso es sencillo, en la salida posterior de la Estación Central, que da al río Ij, y por tanto a la zona norte, se encuentran perfectamente señalizadas las dársenas desde las que salen los ferrys que conectan ambas zonas de la ciudad cada 15 minutos. Para ir hasta el Amstel Botel desde la Estación Central, tendremos que situarnos en la dársena 4, la que está pegada a la marquesina, y tomar el ferry NDSM que te dejará justo al lado del hotel. Por el contrario, desde la dársena próxima al hotel, podremos tomar también el ferry NDSM hacia la Estación Central, o bien el Houthaven, que te deja a 300 metros de la Estación, como nos pasó la primera vez…

planoIMG_8627IMG_8628IMG_8702

El edificio blanco que podemos ver del otro lado del río es el Eye Film Museum, un museo dedicado al cine, filmaciones y a las imágenes en movimiento, cuyo edificio ha querido simular una ostra. También dispone de un bar-restaurante desde el que se puede disfrutar tranquilamente de una espectacular panorámica de la ciudad.

IMG_8483

De no habernos hospedado ahí probablemente no hubiésemos conocido esta zona, donde la arquitectura de reciclaje es la protagonista. El Amstel Botel es prueba de ello. Las habitaciones son sencillas pero disponen de lo necesario, y con baño privado, por supuesto. El secador de pelo puedes pedirlo en recepción bajo fianza de 10 euros. Cuenta con bar, terraza y lo más curioso, ofrece la posibilidad de alojarse en las letras de arriba, sí, sí, como lo leen, pues cada letra es un original apartamento, aunque para poder dormir en ellos hay que esperar al verano, pues sólo los alquilan a partir de junio (supongo que porque son fresquitos). Muy Buen precio, 116 euros (más 3000 puntos de la Travel Club) las dos noches con desayuno. ¡¡¡Ojo!!! el último ferry es a las 23.45h, pero no hay problema, si queréis disfrutar de la noche, el Amstel Botel dispone de un servicio de shuttle para sus huéspedes.

botel

Desde nuestra habitación teníamos estas vistas, un submarino de la II Guerra Mundial a punto de hundirse…

submarinosubmarino2

Al fondo podemos ver otro alojamiento peculiar y exclusivo, un hotel – grúa. Sí, sí, como os lo cuento, el Faralda Crane Hotel ha hecho posible colocar unos aposentos a 50 metros de altura en la famosa grúa 13, icono de la época en la que se construían grandes barcos transoceánicos en los astilleros del NDSM. Y menudo hotel…, pues sus tres suites de diseño, además de no faltarles detalle, cuentan con unas espectaculares y privilegiadas vistas de la ciudad. Cada habitación está montada sobre la siguiente. Dos elevadores permiten el acceso al salón panorámico y a las habitaciones: la “Free Spirit Suite” es la primera , a 35 metros de altura, le sigue la “Secret Suite” a 40, y por último, y a 45 metros de altura, la “Mystique Suite”. En la cima, ya a 50 metros, se sitúa una terraza con jacuzzi para disfrute de sus huéspedes, o de aquellos que sin hospedarse deseen pasar una velada inolvidable, previa reserva y pago, claro está. El precio por habitación ronda los 500 euros, hoy y dentro de cinco meses, pues está solicitadísimo…

grua hotel

Pero el Faralda no sólo es un hotel, también cuenta con un estudio de televisión que se alquila para hacer programas, entrevistas, eventos, festivales, presentación de productos, conferencias y, puesto que el romanticismo del entorno se presta, también se celebran bodas. Y claro, aprovechando las alturas también ofrece la posibilidad de hacer bungee (cuerda de salto) con caída libre a 35 metros de altura. Yo ni por todo el oro del mundo, pero al que le interese, por 85 euros.

Otra muestra de “arquitectura de reciclaje” son las casas – contenedores, un proyecto que se inició en el 2006 para albergar temporalmente a estudiantes reutilizando viejos contenedores del puerto. La verdad es que son bastante coquetas. Algunos son pequeños apartamentos individuales y otros albergan servicios comunes (lavandería, comedores, gimnasio, etc..). Diez años después continúan en pie, pese a ser instalados de modo provisional teniendo su “caducidad” en 2011, que era la fecha tope fijada para su desmantelamiento. Su originalidad hace que sigan allí, tanto en noord como en el sureste de la ciudad, junto a la estación de metro de Spaklerweg (Wenkebachweg).

IMG_8737casas continers

¿Os apetece comer en una plataforma petrolífera? en Amsterdam todo es posible. El REM-Eiland o isla de REM, es un restaurante en  las alturas, en una antigua plataforma petrolífera, que cuenta con unas espectaculares vistas.

La plataforma fue construida en Irlanda en los años 60, aunque no sé si llego a cumplir la función para la que fue creada, pues en poco tiempo se instaló en la costa holandesa sirviendo como estación ilegal de radio y televisión bajo las siglas REM (Reclame Exploitatie Maatschappij ), que significan Compañía Explotadora de Publicidad. Posteriormente la armada holandesa la desmanteló, pero debido a las protestas populares las emisiones se reanudaron, esta vez legalmente y bajo el nombre de TROS. Luego se utilizó para la medición de la temperatura y de la concentración salina del mar. En 2006 la isla fue desmantelada y llevada a tierra, iniciándose un plan de restauración que la salvase de la demolición. Así pues surgió la idea de este original restaurante montado en las alturas. Se puede comer de 12.00h a 16:00h y cenar de 17:00h y 22:00h, así que buen provecho.

rem eiland

Además de éste peculiar restaurante, en el trayecto en ferry desde el MSND al Houthaven (muelle maderero), encontramos un singular edificio construido en la zona de almacenamiento de grano o silo del puerto: el Silodam (Housing Silo Amsterdam). El grupo de arquitectos holandeses MVRDV crearon este “rompecabezas” cuyas piezas tienen  nada más y nada menos que 17 estilos y colores diferentes. Es un edificio de viviendas y oficinas de alta densidad que cuenta con 10 pisos de 20 metros de ancho y 120 de largo, divididos en 157 apartamentos y agrupados en mini-barrios de entre 4 y 8 viviendas, cada uno con colores, tamaños y diseños diferentes.

El muelle atraviesa el edificio, sale sobre el río y termina en el agua con un balcón de acceso público. Bajo éste, un conjunto de oficinas ofrecen unas espectaculares vistas al río.Los propietarios pueden amarrar sus embarcaciones por debajo.

Hay visitas guiadas y duran aproximadamente una hora. Para concertarlas habrá que contactar a través de la siguiente dirección de correo electrónico: excursie@silodam.org.

silodam

Anuncios