Buscar en Ámsterdam alojamiento céntrico y a buen precio es ardua tarea. Ni que decir tiene que excuso dar los típicos consejos de perogrullo: reservar con antelación suficiente, o bien esperar a la oferta de ultimísima hora del día antes. También sabemos que mejor será alojarse entre semana y en fechas de poca afluencia turística, que no en fines de semana y/o en épocas en las que se concentra mayor número de visitantes. Esto es como decir que es mejor visitar tal lugar en tal fecha que en tal otra. ¡Puñeta! (por no decir otra cosa), que cada uno viaja cuando puede ¿o no?
Así, a groso modo, el precio medio de una habitación doble con baño y sin desayuno, en un hotel sencillo a 10 minutos a pie de la Estación Central, por poner una referencia, ronda, con suerte, entorno a unos 100 euros por noche. Eso sin contar si va incluida la tasa municipal del 5%. Repito, con suerte, y de ahí para arriba. No sé a vosotros, pero a mi me parece caro.
Se estila mucho en los hoteles de ese país, la modalidad de habitación con baño compartido, que es un dato a tener en cuenta y en el que conviene fijarse a la hora de reservar, para luego no llevarnos la sorpresa.
A la hora de buscar hoteles, útiles resultan estas páginas: Booking, Trivago, Amoma, Travelrepublic, Otel, Rumbo, Destinia, Kayak, Agoda, Logitravel, Expedia, Momondo.

Ámsterdam cuenta con gran cantidad de albergues y Bed & Breakfast por los que podemos pagar la cama a 25 ó 30 euros como poco, durmiendo con otros 20 más, claro. En algunos albergues y B&B también disponen de habitaciones dobles con baño privado, pero los precios son similares a los de un hotel, o más en algunos casos. Para buscarlos, nos ayudaremos de páginas como: Hostels ,Hostales, Hostelclub, Hostelworld, 1000albergues, Hostelbookers, Hotelscombined, Bedandbreakfast, Bubgetplaces
Pero ¿qué es lo que caracteriza a Países Bajos que lo distingue de los demás? Pues precisamente que el nivel de su territorio está por debajo del mar, así es como éste ha abrazado a Ámsterdam con sus más de 100 kms de canales. Así que ¿por qué no dormir en un bote? Es una alternativa diferente a la par que muy típica del lugar. Hay muchísimos repartidos por los canales de la ciudad, de precio similar al de una habitación de hotel y con las mismas comodidades. A muchos no les falta detalle. Desde luego esta es mi opción preferida. Podemos encontrarlos en : Airbnb, Houseboatrental, Rentahouseboat, Houseboathotel, Booking.IMG_20160327_125952

Otra buena alternativa es la del alquiler de apartamento. También hay  particulares que alquilan habitaciones de su vivienda, o pequeños apartamentos dentro de la misma. Airbnb, Windu, Apartum, Housetrip, Only-apartments.
Todo depende de nuestros gustos, prioridades y, por supuesto, de nuestro presupuesto, así como de con quien compartamos viaje, por ejemplo:
En el caso de una pareja, por lo general, lo que procuramos es tener intimidad, así que buscaremos una habitación doble con baño privado en hotel, bote, pequeño apartamento o bien, en último caso, habitación en casa particular con baño propio y que pueda preservar la intimidad de sus huéspedes. En este último caso, quiero señalar que se trata de una opción tan buena como hospedarse, si das con el/la anfitrión/a adecuado/a, en un hotel. Hay gente que acondiciona sótanos o buhardillas como alojamiento a huéspedes por lo que prácticamente apenas interactúas con ell@s. Tienes tu propio baño sin temor de cruzarte con un desconocido en paños menores…Nosotros tuvimos la experiencia de las “sobe” croatas, así que no tuvimos reparo ninguno en esta opción, siempre y cuando dispongas de tu propio espacio. Por ejemplo, éste es el sótano en el que nos hospedamos en Utrecht, con baño propio, microondas, nevera, desayuno, céntrica ubicación y unos anfitriones muy muy agradables. De precio no estuvo mal teniendo en cuenta que se trataba de un periodo de máxima afluencia turística, 80 euros/noche.

Para grupos de amigos o familias con o sin niños, yo me decantaría por el alquiler de apartamento o casa bote, dependiendo del número de personas y su distribución.
Tanto si viajas solo o acompañado, y no te importa mucho donde meterte con tal de que sea barato, el B&B y/o albergue o el alquiler de habitación en casa de un anfitrión son las mejores opciones.
También podemos barajar, si el tiempo lo permite, la posibilidad del camping. Hay pequeñas caravanas para dos personas a buen precio, sobre 50 euros aproximadamente, o pequeñas cabinas para dos o más. Los mejor comunicados con el centro son el Zeeburg

y el Gaasper Camping, que está más alejado y no dispone de alquiler de espacios para alojamiento. routekaart

En Ámsterdam Noord se encuentran el Camping Vliegenbos, el Amsterdam City Camping, abierto todo el año para aparcar auto caravanas, y más alejados están el Badhoeve y el mini-camping ‘t Uilenstekkie .
Por último, dos truquitos para “abaratar los alojamientos”: cuando veo que me salgo de presupuesto utilizo los puntos de la tarjeta Travel Club. Si hacéis compras a través de internet podéis aprovechar para sumar puntos y gastarlos en estos casos (3 puntos por cada 2 euros de compra). Así conseguimos alojarnos con 3362 puntos y 116,5 euros durante 2 noches en habitación doble con desayuno, y en época máxima afluencia turística, en el Amstel Botel. Un barco-hotel ubicado a 10-15 minutos de la Estación Central en ferry gratuito. No está nada mal 58 euros/noche.

botel

Otro truco es comprar paquetes estilo Smartbox, PlanB, Lavidaesbella…, por ejemplo: si dispones de una DakotaBox, en la modalidad “Mil y una Escapadas Mágicas” verás que puedes acceder a dos noches de hotel en el “Quentin England Hotel” o en el “Quentin Amsterdam Hotel” que reservando en web te pueden costar unos 260 euros, mientras que la caja del paquete puede adquirirse por 150 euros. En este caso salimos ganando, pero claro, habrá que reservar con bastante antelación, pues es probable que luego nos encontremos con que no tenemos habitación…

Pero si te sobra el dinero, o se trata de una especial ocasión que lo merezca, Ámsterdam también ofrece originales alojamientos como el Faralda Crane Hotel, que ha hecho posible colocar unos aposentos a 50 metros de altura en la famosa grúa 13, icono de la época en la que se construían grandes barcos transoceánicos en los astilleros del NDSM. Y menudo hotel…, pues sus tres suites de diseño, además de no faltarles detalle, cuentan con unas espectaculares y privilegiadas vistas de la ciudad. Cada habitación está montada sobre la siguiente. Dos elevadores permiten el acceso al salón panorámico y a las habitaciones: la “Free Spirit Suite” es la primera , a 35 metros de altura, le sigue la “Secret Suite” a 40, y por último, y a 45 metros de altura, la “Mystique Suite”. En la cima, ya a 50 metros, se sitúa una terraza con jacuzzi para disfrute de sus huéspedes, o de aquellos que sin hospedarse deseen pasar una velada inolvidable, previa reserva y pago, claro está. El precio por habitación ronda los 500 euros, hoy y dentro de cinco meses, pues está solicitadísimo…

grua hotel

Otro hotel peculiar es el Inntel Hotel Zaandam un hotel de 4 estrellas cuya fachada es una acumulación de casi 70 casas. Se ubica en Zaandam, cerca de la estación de tren y queda a unos 12 minutos en tren del centro de Ámsterdam. Los precios no son excesivos, teniendo en cuenta los de otros hoteles más sencillos, pueden moverse entre los 150 y 200 euros/noche.

47b582fb79534af1a5774d6003664d9c

Otros ejemplos son el Arcade Hotel, destinado a los amantes de los videojuegos y situado en el barrio De pijp, o el Lloyd Hotel, cuyo edificio tiene una larga historia y numerosas utilidades: hotel de emigrantes que se dirigían hacia América, una prisión durante la ocupación alemana, un centro de menores en los 80 y hasta el año 1999, un taller de artistas. Sus habitaciones están ambientadas cada una distinta de las demás, sin duda es un lugar peculiar.

Seguro que me dejo algo en el tintero, pero espero que esto haya sido suficiente para dar una idea de las distintas alternativas para encontrar alojamiento en esta ciudad tan sorprendente.

Anuncios