1. ¿QUIEN LE PONE PUERTAS AL MAR?

No sabemos si es posible ponerle puertas al cielo, pero al mar desde luego que se las han puesto los holandeses… Por algo se le llama “Países Bajos”, precisamente por situarse bajo el nivel del mar, y de ahí su lucha constante con éste para ganarle terreno y, al mismo tiempo, impedir que inunde el país, como ya ocurrió en 1953, cuando una fuerte marea acompañada de una gran tormenta, arrasó el país llevándose por delante 1835 personas y otras tantas cabezas de ganado…

Para ello, los holandeses han diseñado verdaderas obras de ingeniería sin igual. Pongamos por ejemplo:

El “Oosterscheldekering” o “Eastern Scheldt Barrier“: construido precisamente a raíz de la gran inundación. Con una longitud casi de 8 kms, el dique protege el interior de la provincia de Zelanda frente al mar. Se trata de un dique abierto, con una parte de unos 3 kms  con tres puertas de cierre, que sólo podrá hacerlo en caso de peligro. El dique se abre y se cierra mediante pilares colosales y compuertas correderas que pueden moverse hacia arriba y hacia abajo. Hay quien dice que podría considerarse la octava maravilla del mundo…, ahí queda eso…

La Barrera Maeslant o canal “New Waterway” de Rotterdam: por el cual se permite la salida a los barcos hacia el mar del norte, pero a su vez se impide la entrada mortales envestidas de agua, pues en caso de emergencia, dos grandes compuertas, (cada una como la Torre Eiffel de grandes y el doble de pesadas) cierran el canal. Se trata del primer dique móvil del mundo.

E_Neth._-_Maeslantkering_2_=_NN

El Adsluitdijk: el más importante y colosal dique del país, y que conecta a éste con la región de Frisia y permiten cerrar el Ijsselmeer (mar interior de Holanda). Se extiende a lo largo de 32 kms. En cada extremo hay dos esclusas que permiten tanto la entrada de barcos como la evacuación de agua sobrante. Por éste discurre una autopista de dos carriles por cada sentido, y como no, un carril para bicicletas.

Afsluitdijk 1280x640_desktop_generated_tcm21-81900

Otro símbolo de la gestión de agua en Holanda es el conjunto de molinos de viento de Kinderdijk (el dique de los niños), construidos en el siglo XVIII también para sacar el agua de los pólderes de Alblasserwaard y así evitar las inundaciones. Hay varias leyendas entorno al nombre del lugar: hay quien dice que los molinos fueron construidos por niños, o bien que, tras unas inundaciones, fue un niño el único superviviente…


2. SIN CORTINAS NI TAPUJOS

Es notorio el gusto de los holandeses por los grandes ventanales y por la luz natural. Por ello apenas usan las cortinas, pues se conoce que entienden que las ventanas son para servirse de luz sin importarles que los viandantes les vean haciendo las tareas habituales de la vida diaria, tanto de día como de noche: comer, ver la televisión, lavarse los dientes… Es curioso pero en España, quizá tengamos recelo de que el vecino nos vea comiendo a la mesa en nuestra casa, ¡ni que fuera algo vergonzoso! Pues cuando vamos a un restaurante lo hacemos sin el mayor problema ante el público ¿no?

De todos modos, visto está que el concepto de intimidad es diferente que el nuestro,  y esto puede explicase por la religión: mientras el catolicismo lleva consigo el recato y el pudor, y por tanto las tupidas cortinas, el calvinismo propugna la demostración de la ausencia del pecado, pues no hay nada que esconder… Por cierto, todas las casas con las que me he topado, tienen una decoración hecha con muy buen gusto, sí señor.

Los grandes ventanales son característicos de la época calvinista y denotaban riqueza, pues se pagaban impuestos según fuesen de grandes las ventanas de las fachadas. Y es que no me extraña que se considere un lujo, porque el poco sol que reciben los holandeses tienen que aprovecharlo como sea…

Privacidad, falta de pudor y grandes ventanales en el Barrio Rojo, para muestra, un botón…

1358099031_061767_1358099235_noticia_grande

3. CULTURA DEL RECICLAJE

No se tira nada: si nos sobra un barco o una grúa, hacemos un hotel; Si nos sobran unos contenedores, hacemos una residencia de estudiantes; Si nos sobra un plataforma petrolífera, pues la convertimos en restaurante… ¿Qué podemos hacer con un bote en los canales? Alquilarlo a turistas, por ejemplo. Merece la pena visitar en Ámsterdam la parte norte. Tomar un ferry desde la estación central es gratuito. Para muestra os dejo el enlace Amsterdam Noord: Arquitectura de reciclaje, para ir abriendo boca…

Los holandeses le buscan utilidad a todo. Hasta podemos encontrar electrodomésticos de segunda mano en el mercadillo de Albert Cuyp de Ámsterdam…

4. LA ARQUITECTURA HOLANDESA

Al hilo de lo anterior, decir que la arquitectura del país es reconocida mundialmente. Los estilos van desde las típicas casas de los siglos XVII y XVIII construidas alrededor de los canales en ciudades como Ámsterdam, Utrecht, Delft…, hasta las modernas construcciones de Rotterdam (las casas cúbicas) o La Haya.

Es llamativo ver que las casas antiguas suelen ser estrechas y alargadas. La explicación está en que antiguamente los impuestos se gravaban en función del número de metros de anchura de fachada y no de la superficie del inmueble, por lo cual es común ver casas estrechísimas…, algunas también tienen en lo alto de la fachada un gancho que sirve de polea para meter los muebles por los grandes ventanales, pues por la puerta no es posible…

22475_260332589844_1532681_n

casas-canal-8562

Ejemplo de casas estrechas podemos encontrarlo en la nº 7 del canal Singel o la Kleine Trippenhuis (casa del cochero de los Trip) situada en el nº 26 de Kloveniersburgwal, justo frente a la Trippenhuis, una de las más anchas de la ciudad, con una fachada de 22 metros (había dinero, eh?)

45833855
nº 7 del canal Singel
Kleine-Trippenhuis-Amsterdam
kleine Trippenhuis

5. BICICLETAS, BICICLETAS Y BICICLETAS

El medio de transporte por excelencia de los holandeses. No hay población por la que no discurra un carril-bici, en los semáforos se refleja su paso, son prioritarias a cualquier otro vehículo. Holanda está plagada de ellas, hay casi tantas como personas, no hay holandés sin bici y les da igual ir vestidos de “sport” como de traje, que haga sol o que caiga un chaparrón, ellos de la bici no se apean. Claro que teniendo un país con un territorio tan llano, pues se presta a pedalear sin tanto esfuerzo…, es comprensible. Pero lo que realmente me sorprende es que van de cualquier manera, me explico: en España nos hemos  acostumbrado, desde hace poco tiempo, a ponernos un casco protector en la cabeza a la hora de montar en bici, pues allí no es usual verlo, es más, creo que no lo he visto. Tampoco se nos ocurre aquí montar a los niños en ellas, y mucho menos sin casco ni protección más que el arnés…, pues allí no parecen reparar en ello…

6. MEDICINAS EN SUPERMERCADOS

Me llamó la atención el no ver en Holanda muchas farmacias, y luego me di cuenta porqué, o eso creo. Al entrar en un supermercado se me fueron los ojos a un estante en el que había medicamentos, sí, sí, como lo leen. Ahora eso sí, fármacos todos ellos para cuya adquisición en España no es necesaria la receta médica: acetilcisteina, Ibuprofeno, Paracetamol, laxantes… Y digo yo, que si no es necesaria la prescripción facultativa ¿qué más le dará al ciudadano adquirirlos en farmacia que en un supermercado o en una gasolinera? Ya hay otros países de Europa donde se hace…

medicamentos-sin-receta-supermercado-reino-unido-londres

7. COCHES ELÉCTRICOS

No es raro ver en Holanda imágenes como estas:

Y es que la intención del gobierno holandés es, a partir de 2025, vender sólo coches eléctricos, así que ahora ya se están preparando. Ejemplo es la marca Tesla (imagen de la derecha) que ya dispone de modelos con capacidad para recorrer 500 kms con una sola carga de batería….

9. MENTALIDAD ABIERTA: SEXO, DROGAS, “OKUPACIÓN”…

Muestra de ello es el Barrio Rojo y sus escaparates de prostitutas. Se trata de un barrio céntrico por el que pasean familias con niños, mientras las mujeres se contonean a cualquier hora del día en escaparates como si nada. La prostitución es legal en Holanda desde 1911, y en el año 2000 se prohibieron los burdeles, por lo que las prostitutas son autónomas, ello no quiere decir que los escaparates sean de su propiedad, sino que es común que tengan que pagar un alquiler, además el número de éstos está limitado. También deben someterse a revisiones médicas periódicas, por su bien y el bien común. Vamos, que putería sí, pero todo por lo legal.

Y es que el sexo no es un tabú, está presente en este barrio en el que, además de las chicas, podemos encontrar varios “sex shops”, algunos con artículos muy curiosos.

También la legalización del consumo de ciertas drogas en los coffee shops, pero ojito, cuidadín con consumir tabaco en los bares y restaurantes…, tiene gracia ¿no?

Parece que los holandeses se han cansado un poco de que sus coffee shops sirvan de reclamo turístico al resto del mundo, así que se han planteado convertirlos en una especie “clubs de socios”, al que sólo podrán acceder aquellas personas que pertenezcan a esa sociedad o tenga su “carnet”. El ayuntamiento de Ámsterdam no estaba mucho por la labor, pero en otras localidades sí parece haber más restricciones al acceso de turistas.

Además de los anteriores, también hay otros locales donde se pueden comprar y/o degustar productos elaborados con cannabis.

Algo que también sorprende es la legalización de la “okupación” de casas abandonadas,  siempre y cuando se sigan una serie de pasos y requisitos:

  1. Que la casa sea “okupable”, para lo que se harán las averiguaciones pertinentes.
  2.  La ejecución de la okupación, para lo que se necesitan tres enseres básicos: una cama una mesa y una silla.
  3. Comprobación por parte de la policía de que la casa ha sido okupada, y que en ella vive gente.

Para ayuda y orientación en esta materia existen las “Kraak Spreekuur”, o lo que es lo mismo, asambleas de okupación. Ejemplo son las casas de la Spuistraat.

Estas son unas cuantas cosas que a mí personalmente me han llamado la atención en mi visita  a este pequeño gran país, del que seguro os enamoraréis y raro será que no queráis volver…

Anuncios