Varadero: “del puente pa’llá, eso es Miami…”, “esas playas que les gustan a ustedes los turistas, que no tienen “hierbas”(algas), que no hay cubanos…, ésas, las mejores de Cuba, ésas están en Los Cayos y en Varadero” Así nos describía un cubano que conocimos en playa Ancón y con el que debatimos si ésta sería la más bonita de Cuba, las que, a su juicio, eran las mejores playas de la isla.

Tuvimos ocasión de conocer los dos lugares, aunque brevemente, pues pasamos un día en cada uno.

Para acceder desde Caibarién a Cayo Santa María tendremos que pasar por el “Pedraplén“, una calzada de unos 60 kms compuesta de cuarenta y tantos puentes concatenados que consiguen unir la isla con otra del archipiélago “Jardines del Rey“, que es conjunto de islitas de manglar y arenal con extensas playas.

dsc01148
Pedraplén

Esta carretera enlaza Caibarién con Cayo Las Brujas, Cayo Ensenachos y finalmente con Cayo Santa María. Al contrario de lo que se ve en el mapa, no hay forma de acceder desde éste a Cayo Guillermo, pues están unidos por manglares, lo que hace inaccesible el paso entre ambas a pie (la carretera muere en Cayo Santa María).

Desde Caibarién a Cayo Santa María en coche llevará una hora más o menos. Hay que tener en cuenta que es una calzada con mar a ambos lados, que te puede dar algo de “yuyu” ir por ella y que está en obras constantemente. Por cierto, al entrar en el Pedraplén hay una garita donde los guardias os pedirán los pasaportes. Vamos a una zona únicamente destinada al turismo y lo normal es que sólo vayan extranjeros. Los cubanos acceden en autobuses para acudir a los hoteles a trabajar pero si pretenden ir por su cuenta, además de la documentación le pedirán que justifiquen la reserva de hotel. Parece ser que esta zona está muy vigilada, pues se tienen dado casos de cubanos que desde aquí se escapaban en pequeñas lanchas motoras hacia EE.UU para así conseguir la residencia permanente en ese país mediante la llamada “ley de ajuste cubano“.

dsc01150
Camino a Cayo Santa María por Pedraplén rodeado de manglares

¡¡¡Piii, piii, piii!!! ¿Pero quién me pita ahora? ¿Qué pasa? Al bajarme del coche ¡¡Sorpresa!! Nuestra paisana y sus amigos catalanes que conocimos en El Nicho y con los que coincidimos también en Trinidad ¡Qué casualidad! Nosotros acabamos de llegar y ellos entregan el coche para marcharse…¡Qué pena!

En Los Cayos cada hotel tiene copada su parte de playa correspondiente, de modo que no puedes bañarte libremente en cualquiera. Así que para pasar un día de relax en Cayo Santa María elegimos el hotel “Memories Paraiso Azul Beach Resort“, un cinco estrellas con un “todo incluido” por 84 euros los dos el día. Aquí pulserita, playita, mojito va, mojito viene y a vivir… ¡Esto es el paraíso!

dsc01169

Por cierto, un detalle con respecto a las bebidas: el daiquiri que pides a las primeras horas en los chiringuitos “barra libre” de la playa no se parece en nada al que te sirven a media tarde… Se conoce que cuando se les acaban las existencias te echan en el vaso lo que tienen a mano que se le parezca y ya está…, pensarán: “total, el turista viene a mazarse y a última hora ya le da igual porque no sabe dónde tiene la mano derecha…” Por cierto, entre los huéspedes abundaban los europeos, norteamericanos y canadienses, y los cubanos afincados en Miami que portaban orgullosos, trajes de baño, toallas y bolsas con la bandera de barras y estrellas….

Ya me tienen dicho que la categoría de los hoteles de Cuba era algo relativo…, que para bien ser, si un hotel está catalogado de 4 estrellas, vendrá siendo como de 3 en tu país…Nosotros no tuvimos ninguna queja, nos instalaron en una habitación de un bungalow céntrico, porque claro, aquí cada hotel es un pueblo…

Hemos leído que como crítica que el repertorio de comida del buffet era muy repetitivo, pero claro…, sólo estuvimos un día… Por ejemplo, si te alojas de una a seis noches tienes derecho a una cena en uno de los restaurantes del hotel: en el italiano o en el mexicano. Nosotros elegimos el primero y cenamos muy bien.

Lo que sí que critico es el desayuno: zumos aguados y frutas insípidas, mucho mejor en cualquier casa particular donde los zumos eran naturales y abundantes, las frutas riquísimas, y donde siempre te ofrecen huevo frito o bien en tortilla, vamos que  no tiene comparación…

Pero…, la pregunta es: ¿hay vida fuera de los resorts? pues bueno, algo hay pero poca cosa: un delfinario y el pueblo La Estrella, que no es más una plaza con cuatro calles llenas de tiendas para turistas.

De Cayo Santa María a Varadero hay un largo camino. Nosotros decidimos ir por el señalado en azul, pese a que nos habían recomendado, para acortar tiempo, ir por la autopista. En el mapa, poca diferencia hay…

stmariavaradero

Varadero es una estrecha península de 17 kms que, como decía el cubano “del puente pa’llá es Miami”, tremendos resorts  a ambos lados de la costa ocupando casi toda ella… Probablemente a los cubanos les alucine ver construcciones modernas de tanta altura, pero a nosotros no nos gustó nada: una península – ciudad hecha por y para el turista. Varadero es la punta de la isla que a día de hoy continua siendo masivamente colonizada por extranjeros: los hoteles son de cadenas españolas, canadienses, estadounidenses…, Resumiendo, que Varadero no es Cuba.

dsc01236

Para pasar el día elegimos un hotel sencillo en régimen de alojamiento y desayuno por 34 euros, el Gran Caribe Club Kawama, situado a la entrada (te alojan en un hotel u otro según contrates “AD” o “All Inclusive”). El hotel no tenía duda, pero el desayuno…, ya no era buffet, había 3 tipos en carta para tu elección. Fue hasta gracioso que mientras desayunamos nos pasara por debajo de la mesa una gata con la cría en la boca..

dsc01202

El “encanto” de Varadero reside en sus paradisíacas playas que sólo encontrarás en el interior de los resorts, porque lo que es en las playas para el público en general te puedes topar con los restos de un plátano, latas de cerveza, vasos de plástico…, vamos, que de paradisíaca nada. Por esto, creo que es un error visitar Varadero alojándose en una casa particular, pues no distaría de otra playa cubana cualquiera.

dsc01210dsc01211

Nuestro hotel era modestito, de hecho había hospedados bastantes cubanos, pero al menos la playa del hotel estaba limpia…

dsc01228

Y… ¿Hay vida fuera de los resorts de Varadero? Pues sí, sin ser nada especial, hay más vida que en Los Cayos. El pueblo de Varadero no es gran cosa, hay más comercio y más ambiente en general: más bares, restaurantes…, incluso tienen una “Bodeguita del Medio”…, por cierto nosotros cenamos muy bien en “La Vicaría“, y por buen precio. Varadero también te ofrece la posibilidad de visitar la reserva ecológica Varahicacos, donde se encuentra la cueva de Ambrosio, recorrer el Parque Jasone, disfrutar de la exhibición de espectáculos con delfines en el delfinario, hacer excursiones a Ciénaga de Zapata, a la cueva de Saturno y de Bellamar, ambas cerca de Matanzas

Entonces ¿con cual quedarnos? Depende de lo que cada uno quiera: si prefieres un entorno más natural, tranquilo y menos masificado para descansar, tu opción son Los Cayos. Por el contrario, si además de disfrutar de playa deseas ambiente nocturno y realizar actividades, Varadero te ofrece más posibilidades. Tu decides.

Anuncios