Tras un largo viaje desde Matanzas por fin nos topamos con el balcón de Viñales, el Mirador de Los Jazmines, que nos ofrece las primeras vistas del valle: sus mogotes, su vegetación, su colorido…, la antesala de lo que es este sorprendente lugar, paisaje natural patrimonio de la humanidad protegido por la UNESCO desde 1999.

dsc01279
Valle de Viñales

Aquí mismo se encuentra, además un restaurante y un hotel que llevan el mismo nombre, el Centro de Visitantes, donde aprovechamos para informarnos sobre qué hacer en Viñales, principalmente por la actividad más tipica: las rutas a caballo por el valle. Así que  ya contratamos la excursión para el día siguiente.

dsc01278
Mirador y restaurantes Los Jazmines

b5bcd08912868d2526da15eaf8b1c7ca

En algunas casas, como en la nuestra, Coco Solo, intentarán negociar con vosotros las excursiones a caballo, pero claro, no sé después quién se responsabiliza si pasa algo…, a nosotros nos insistieron mucho, pero no les hicimos caso y preferimos hacer la ruta con los “profesionales oficiales”.  Elegimos un recorrido corto por el Valle de Viñales, de unas 3 horas. Era la primera vez y no sabríamos si nos iba a gustar o no…, para ello contaríamos con Fran, nuestro guía. El coste serían 5 CUCs por persona y hora, para reservar tienes que dejar pagada una hora.

dsc01373

Comenzamos puntualmente a las 9:00h con nuestros caballos: Emilio con el tranquilo “Noato” y yo sobre el trotón, y algo más desbocado, “Mulato”. No tengáis miedo de montar a lomo de un caballo viñalero, están muy acostumbrados a llevar turistas…

Paramos en casa de un “guajiro” que nos enseñará un secadero de tabaco. En su interior podemos ver las hojas tendidas en cuerdas, cual ropa en el colgadero. Una vez secas las almacenan juntas para su maceración, a la que ayudan echándole frutas para aromatizarlo. Finalmente nos hacen una demostración del liado a mano, pero antes le quitan la “vena”, es decir, el nervio central, que es el que contiene la nicotina, por ello se dice que el tabaco elaborado por los “guajiros” es más sano que el que se comercializa al por mayor en tabacaleras. Por cierto, el 90% de la producción se la queda el estado.

Y bueno, ya sólo quedaba probarlo ¿no?

Volvemos a montar en nuestros caballos a galope por el valle descubriendo las plantaciones de malanga, boniato, yuca…, contemplando de cerca los mogotes

Hasta llegar a la siguiente parada, donde degustaremos el “guarapo”, jugo de la caña de azúcar.

Aquí vemos el artilugio con el que exprimen la caña hasta que sale su jugo.

Un hombre preparaba en unas naranjitas verdes pero dulzonas, una mezcla con ron, miel y guarapo, mmm… Estos cubanos sí que saben…

Y ya de vuelta al Mirador de los Jazmines, el punto de partida.

Nos ha encantado la experiencia, pero hemos acabado con un dolor de nalgas de tanto galope…, no me quiero imaginar cómo acabarán los que hacen el recorrido de 5 horas al Valle del Palmarito…

Como aún eran las 12.00h del mediodía decidimos probar suerte y visitar la Cueva del Indio, así que cogimos el coche y nos desplazamos a la otra punta. La primera en la frente, ya nos “atracaron” 2 CUCs por el “parqueo”. En las afueras de la cueva, un indio haciendo el indio para los turistas. Precio de la entrada 5 CUCs por persona.

La cueva  apenas tiene 300 metros y es de muy fácil acceso, sólo habrá que subir unas escaleras y adentrarse en una galería que nos llevará hasta el lago que conforma la unión de dos ríos, y que cruzaremos en lancha.

dsc01387

En el recorrido, lo típico: el guía irá explicando al grupo que tal roca semeja la cara de un elefante o la de Michael Jackson…

dsc01394dsc01406

Al salir, nos sorprendió una tromba de agua, así que tomamos el coche para acercarnos al “Palenque de los Cimarrones” un restaurante muy original cercano a la Cueva del Indio, y que es otra cueva también.

Aquí tomamos una cervecita y un snack en el bar, pero para quien desee comer de plato tendrá que atravesar una galería previo pago de 3 CUCs y podrá acceder a una gruta donde al final encontrará un restaurante bajo unos ranchones. Para grupos de turistas hacen un espectáculo representando a los cimarrones, esclavos……….

dsc01416
Palenque de los Cimarrones

Tras la rápida comida tomamos el coche y nos desviamos por la carretera a “La Palma” para ver la Laguna de Piedra.

dsc01430
Laguna de Piedra

En el Valle Dos Hermanas podemos contemplar “el Mural de la Prehistoria” una pintada de grandes dimensiones estampada en el Mogote Pita. Su autor, Leovigildo González Morillo, plasmó en éste los indios guanahabeyes (indígenas habitantes en Cuba hasta la conquista europea), mamíferos varios así como moluscos. ¡¡¡3 CUCs por persona por entrar al recinto!!!, pero con consumición incluida, eso sí… Numerosos turistas hicieron lo mismo que nosotros: un poco antes de llegar a la entrada, a mano derecha hay un caminito desde el que se puede contemplar perfectamente de gratis…Ja,ja,ja… La verdad es que la pintura desentona un poco con el paisaje ¿no? En fin, es otra muestra del “frikismo” cubano…

DSC01423.jpg
Mural de la Prehistoria

Aún nos queda tarde para poder dar una vuelta por las calles de Viñales.

dsc01452dsc01445

En el centro se encuentra la plaza principal donde se encuentra el Centro Cultural Polo Montañez y la Iglesia del Sagrado Corazón.

dsc01458
Iglesia del Sagrado Corazón

Visitamos el mercado callejero de artículos de recuerdo.

dsc01438

Y disfrutamos de un mojito en la terraza de un local céntrico viendo los “almendrones” pasar.

Nos sorprenden también imágenes como éstas

dsc01463dsc01456

dsc01454
Panadería

En las noches de verano, la plaza de la iglesia comienza a llenarse de gente y turistas y locales se mezclan a ritmo de reggaeton…

dsc01294

¿Qué más hacer en Viñales? Otras actividades podrían ser visitar la Caverna de Santo Tomás o hacer alguna ruta guiada caminando a “Los Acuáticos“, una comunidad peculiar de personas naturistas con creencias en las propiedades curativas del agua, asentada en lo alto de las montañas.

Para más información sobre actividades en Viñales, pinchad aquí.

¿Qué excursiones se pueden hacer desde Viñales? Principalmente a Cayo Jutías,  Cayo Levisa, Punta María La Gorda (sobretodo si eres aficcionado al buceo), a Las Terrazas y Soroa

En la calle principal del pueblo hay una oficina de turismo donde informarse, comprar billetes de autobús, contratar actividades y demás. Por ejemplo, el ticket del bote a Cayo Levisa cuesta 20 CUCs en esta oficina, mientras que si lo compramos en el propio embarcadero de Palma Rubia pagaremos 25 CUCS.

dsc01503
Cayo Jutías
dsc01536
Salto de Soroa
dsc01611
Las Terrazas

¿Dónde comer en Viñales?  Acordáos de este nombre “Rompiendo Rutina“, un pequeño  restaurante fuera de la calle principal con la mejor relación calidad precio en comida criolla (un plato de ropa vieja 3,5 CUCS,  por ejemplo).

¿Dónde dormir en Viñales? Hoteles pocos: Los Jazmines, Rancho San Vicente, La Ermita y para de contar. Pero encontraréis un gran número de casas particulares. Nosotros, escapando de la que habíamos reservado, Coco Solo, que no nos gustó mucho, encontramos espontáneamente la de “Malián y María”, regentada por una pareja joven muy atenta que nos dio alojamiento por 20 CUCs la noche, pasen y vean: una habitación con su salita, su baño y fuera de la casa de los anfitriones, lo que te da una mayor intimidad.

No dejéis de incluir Viñales en vuestro viaje a Cuba, para mí se ha convertido en un lugar “imprescindible” a visitar en la isla. Mi consejo es que reservéis un par de días para parar en este pueblo. Nosotros nos quedamos 3 noches: la de llegada (a la tarde noche), y dos más. Ya os he contado lo que hemos hecho el primer día, así que mañana toca Cayo Jutías.

 

 

 

 

 

 

Anuncios