¿De vacaciones a Stuttgart? Sí, sí, ya sé que no es un lugar turístico precisamente. A la ciudad conocida por famosas marcas como Bosch o Mercedes Benz se va a trabajar y/o a hacer negocios, y si sobra tiempo, a pasear…

Pocos habrán ido a Stuttgart con el único propósito de conocerla y disfrutarla. Y es que desde que tengo uso de razón, siempre lo he deseado, ya que mis padres se conocieron allí estando emigrados. Así que, tras cumplir uno de los “sueños de mi vida” os puedo contar cómo disfrutar de esta maravillosa ciudad, la sexta más grande de Alemania pero a su vez muy acogedora.

No sé vosotros pero yo tengo por costumbre comenzar por acercarme a la Oficina de Turismo: Königstrasse 1, justo al lado de la Hauptbahnhof.

  1. Torre Mercedes de la Hauptbahnhof: estación principal  de la ciudad y una de las más importantes del país, donde se centralizan todos los transportes: metro, tranvía, trenes regionales, nacionales e internacionales. Probablemente tomarás alguno para ir a los alrededores, a Tübingen por ejemplo… Pues bien, a la cima de la torre, donde está la insignia de “Mercedes Benz”, podemos acceder gratuitamente. No te pierdas sus vistas desde arriba.

    El pase de diapositivas requiere JavaScript.

    Este edificio de principios del XX está siendo protagonista por el polémico plan S21, una de las mayores inversiones de obra pública de Alemania, que pretende remodelar la estación y soterrar las líneas de tren. Aquí tenéis un ejemplo de las protestas mucho antes de iniciarse las obras. Grupos ecologistas acampaban alrededor del gran parque Schlossgarten protestando por la destrucción de parte del mismo.

  2.  De compras por la Königstrasse: frente a la Hauptbanhhof se encuentra la “calle del rey” o “calle real”, que bien podría llamarse el “Stuttgart boulevard”. Una larga calle peatonal y comercial que se convierte en lugar de recreo de los locales: tiendas, cafeterías, centros comerciales, cines… Siempre verás artistas callejeros, mimos, gente paseando…, ahora y hace 50 años, ya lo decían mis padres.

    toledo-avila-513
    Königstrasse
  3. Desviándonos de la Königstrasse por la izquierda, encontraremos una de las óperas más importes del país, la Ópera Estatal de Stuttgart, situada frente al lago Ecken en el Oberer Schlossgarten (traducido como el “otro jardín del castillo” ) al lado del Schlossgarten.
  4. Recreo en la Schlossplatz y Neues Schloss: caminando desde el anterior llegarás a la plaza más grande del centro de la ciudad, lo que hace de ella un lugar ideal para la realización de eventos al aire libre: conciertos, ferias, mercados navideños. Esta plaza es el rincón más emblemático y también más concurrido y lleno de vida, pues es habitual ver gente charlando, tomando una cerveza, leyendo, tomando el sol (cuando lo hay) etc…, además de una preciosa fuente, una columna conmemorativa (Jubiläumssäule) se erige en medio con motivo del 25 aniversario del mandato del Kaiser Wilhelm (Guillermo) I de Wurtemberg.

    El pase de diapositivas requiere JavaScript.

    Al fondo está el Neues Schloss (castillo nuevo), adyacente al antiguo, y que sirvió de residencia a los reyes de Wurtemberg. De estilo barroco tardío se construyó entre los siglos XVIII y XIX, pero en la II Guerra Mundial fue destruido casi por completo y se restauró a mitad del siglo XX convirtiéndose en la sede del parlamento del Estado de Baden-Wurtemberg. Actualmente es utilizado por los ministerios de Educación y de finanzas. Su interior no se puede visitar.

    toledo-avila-532
    Neues Schloss
  5. En la Königstrasse y frente al anterior, se erige el Königsbau: edificio neoclásico construido por orden de Wilhelm I de Wurtemberg, como su nombre indica “construcción del rey” o “edificio del rey”. Éste quiso hacer de él un lugar para bailes y conciertos. Albergó en el pasado la sede de la Bolsa y hoy es un centro comercial con locales de hostelería.

    toledo avila 040.jpg
    Königsbau
  6. Kunstmuseum Stuttgart: subiendo por la Königstrasse y al lado del anterior Königsbau. Alberga exposiciones de arte moderno y desde su parte superior se puede contemplar una bonita panorámica de la ciudad.
  7. Schillerplatz: siguiendo nuestro camino por la Königstrasse y a mano izquierda nos encontraremos con esta plaza en cuyo centro se erige la estatua  de Schiller, poeta, dramaturgo, filósofo, historiador y demás del siglo XVIII.

    El pase de diapositivas requiere JavaScript.

    En la plaza se encuentran la Stiftskirche que es la iglesia protestante más importante de la ciudad, el edificio fruchtkasten, probablemente el más antiguo de los conservados en Stuttgart del siglo XV y que alberga actualmente el museo de instrumentos musicales; el Prinzenbau (actualmente sede del Ministerio de Justicia) así llamado porque el príncipe de Wurtemberg fijó allí su residencia en el siglo XIX. Anexo al anterior se encuentra el Alte Kanzlei (Vieja Cancillería) que data del siglo XVII y que vendría a ser una especie de edificio administrativo del Estado, actualmente reconvertido en lugar de ocio con cafeterías y restaurantes en los bajos del mismo. Y por último, encontraremos el “Altes Schloss” o “castillo antiguo” convertido en el “Landesmuseum Württemberg”, o lo que es lo mismo, el museo de la “tierra”de Wurtemberg. Puede visitarse su patio interior.

  8.  No te pierdas el “Flohmarkt” o “mercado de la pulga” que tiene lugar las mañanas de los sábados en la Karslplatz, justo detrás de la anterior. La reconocerás por la estatua ecuestre de Wilhelm I.

    toledo-avila-470
    Karlsplatz
  9.  Markthalle: una plaza de abastos de estilo “Art Nouveau” construida a principios del siglo XIX que constituye una verdadera fiesta para los sentidos por sus aromas y colorido de sus productos. Incluso puedes comer dentro, pues hay un restaurante en el primer piso con vistas a todo el interior del edificio. En la misma planta hay una galería con atractivas tiendas de otros productos no comestibles.
  10. Contiguo al Markthalle, se encuentra la Marktplatz, traducido como “plaza del mercado”. Aquí podemos ver una mole con una torreta que alberga el Rathaus (traducido como “casa de consejo”, es decir, el ayuntamiento). Tanto en esta plaza como en la Schillerplatz tiene lugar todas las mañanas de los martes, jueves y sábados el “Markt und Schillerplatz”, un gran mercado de frutas, flores y verduras.
  11. La fuente de “Hans im Glück” en
  12. ¿Cerveza? Otro lugar típico es la Calwerstrasse: una calle peatonal muy con pequeñas casitas “picudas” de fachadas entramadas llena de cafés y restaurantes.
  13.  Feuersee: bucólico rincón en medio del pleno centro de la ciudad. La Johanneskirche (Iglesia de San Juan) se encuentra rodeada de un lago artificial creado inicialmente como “depósito de agua” para los bomberos, de ahí su nombre, “lago de fuego”.

    toledo-avila-536
    Feuersee
  14. Hegel Haus Museum: casa museo del filósofo oriundo de Stuttgart. Su visita es gratuita.

    toledo-avila-552
    Hegel Haus
  15. Paseo por el Bohnenviertel: un pintoresco barrio donde la autenticidad se plasma en sus pequeños negocios, galerías de arte, talleres de artistas…, incluso negocios del oficio más antiguo del mundo, es decir, un “barrio rojo” pero sin el “aquel” del de Ámsterdam… Estamos ante el casco antiguo de la ciudad, construido en el siglo XV y cuyos habitantes eran gente humilde que tenían por costumbre cosechar en sus jardines, de ahí su nombre (“bohnen” significa judías).
  16. Staatsgalerie: más de 900 metros cuadrados que albergan pinturas y esculturas de más de 800 años. Así es que estamos ante uno de los museos más visitados del país. Inaugurado bajo el reinado de Guillermo (Wilhelma) I de Wurtemberg, actualmente se aloja en un edificio postmodernista diseñado por el inglés James Stirling. Se trata de una ampliación más moderna de la galería estatal abierta al público en la década de los 80. Incluye un teatro de cámara, una escuela de música, una biblioteca y un aparcamiento subterráneo. Para más información, consultad la web aquí.
  17. Carl Zeiss Planetarium: situado en el Schlossgarten. Para acceder a su web, pinchad aquí.

    carl-zeiss-planetarium
    Carl Zeiss Planetarium
  18. El “Schlossgarten” (“jardín del castillo”): el pulmón verde de Stuttgart que se extiende por toda la ciudad. Comienza en la Schlossplatz y se prolonga por las inmediaciones del río Neckar hasta llegar al Wilhelma Tiergarten (zoo) uniéndose con el Rosensteinpark. Estos jardines son el lugar de recreo de los locales, zona ideal para pasear, montar en bicicleta, patinar, jugar a ajedrez, o descalzarse y echar una siesta cual lagarto al sol, a los alemanes esto último les encanta…

    El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  19. Visita el Mercedes Benz Museum: Mercedesstr. 100 Untertürkheim S-Bahb Linea 1 Gottlieb-Daimler Stadion. ¿Por qué es conocida mundialmente Stuttgart? Porque aquí comenzó la historia del automóvil. Primero fue la bicicleta de tres ruedas, posteriormente se le añadió un motor y así hasta llegar al primer coche “moderno”, el “Mercedes 35 CV”. La visita bien puede durar una media de 3 ó 4 horas. Para más información aquí.
  20. Porsche Museum: Porcheplatz 1 Zuffenhausen http://www.porche.de/museum . Para los amantes del motor y del coche deportivo. De menor importancia que el anterior, desde luego…

    porsche-museum-by-delugan-meissl-homesthetics-net-contmeporary-display-of-modern-design-3
    Porsche Museum
  21. Para pasar un día agradable en familia podéis visitar el Jardín botánico y zoológico Wilhelma, a los niños les va a encantar, y a los mayores también… Es además un lugar histórico pues fue construido a mediados del siglo XIX por orden del rey Wilhelm I de Wurtemberg, a modo de jardín árabe. Dispone de más de 1000 especies distintas. Lo que más interés despierta es el gran acuario, el recinto de los cocodrilos, la casa de los chimpancés, el recinto de los osos polares y pardos, así como una reproducción de la jungla amazónica. En el jardín botánico destaca la colección de magnolias y orquídeas.

    El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  22. Para vistas, las de la Fernsehenturm ¿sabíais que es la torre de televisión más antigua del mundo?  Pues sí. Fue construida en los años 5o y tiene unos 217 metros de altitud. Stuttgart, como puerta de entrada a la “Selva Negra”, se encuentra rodeada de zonas verdes, viñedos, densos bosques y montañas, y es bañada por el río Neckar. Disfruta de su impresionante paisaje a 150 metros de altura desde la plataforma panorámica de la torre. En ésta hay también un restaurante con terraza.
  23. Si vas a Stuttgart no te olvides el bañador. Mímate y relájate en sus baños termales. Eclipsada por la famosa y vecina Baden-Baden, Stuttgart también tiene una oferta termal muy variada, así que podemos elegir entre:
    • Mineralbad Leuze: Leuzebad 3-6

      150720111183
      Leuze Mineralbad
    • MineralBad Cannstatt: Sulzerainstr. 2 , Bad Cannstatt

      bild
      Cannstatt MineralBad
    • Mineralbad Berg: Am Schwanenplatz 9

      Nosotros elegimos este último por ser el más visitado por los locales, así como por su ambiente nostálgico de los 5o. Sólo en éste se puede disfrutar de relajantes baños en bañeras de cobre a la antigua usanza. La temperatura del agua está entre los 18Cº a los 36Cº. Tengo que decir que me resultó muy curiosa la sensación que me produjo ese baño: sentí algo así como cosquillas y calor en axilas, ingles y pliegues del cuerpo en general…

      Se paga en función del tiempo que estés, así que puedes sacar fichas para 2 ó 3 horas, según. Recuerdo que la señora de la entrada fue bastante amable pues al volver a meter la ficha para salir, la puerta no se abría porque nos habíamos pasado 5 minutos. La mujer se dio cuenta de que éramos extranjeros y dijo “erste mal” (primera vez), así que nos abrió manualmente sin cobrarnos de más…. Había de ser en Inglaterra… ja,ja… Nos cobran por impuntuales seguro.

  24. ¿Crucero por el Neckar? Desde abril a octubre podemos surcar las aguas del río que atraviesa la ciudad a bordo del “Capitán Neckar”. Los circuitos duran entre una hora, el más corto, y 2 horas 40 minutos el más largo. Se toman desde el embarcadero que está enfrente al Zoo, junto a un puente de madera. Para más información, horarios, recorridos y demás, pinchad aquí.
  25. ¿Y para comer? No te vayas sin probar los “Maultaschen” una especie de ravioli rellenos de carne de salchicha y espinaca, pueden servirse en sopa de cebolla y tocino o fritos con huevos revueltos. Nosotros los probamos en el restaurante del museo mercedes. Tampoco dejes de degustar el “brezel” mit “wurst“, un panecillo salado con salchicha. Y por supuesto, bébete una Dinkel Acker, la cerveza local, y degusta sus vinos.

    ¿Qué os ha parecido? Para no ser una ciudad turística, tiene muchas posibilidades de disfrute. Os he dado 25 razones para conocerla, y seguro que tiene muchas más.

Anuncios