La mañana de hoy la tenemos destinada al Palacio Schönbrunn, residencia de verano del emperador y familia. Éste es otro imprescindible de Viena, algo así como el Versalles vienés.

Unas pequeñas pautas acerca de la visita al Schönbrunn

  1. ¿Qué ver en el Palacio Schönbrunn?
    • Las salas de palacio
    • El Gran Parterre y monumentos del jardín: se extiende a lo largo del eje central del recinto del palacio hasta llegar al pie de la colina de Schönbrunn.
    • La Glorieta
    • El Laberinto: cuenta con una plaza de juegos infantiles.
    • El Jardín zoológico
    • El Jardín privado, también llamado “del Príncipe Heredero”
    • Orangery Garden
    • Museo infantil
    • Museo de las carrozas
    • Casa del Desierto
    • Casa de las Palmeras
  2. ¿Cómo visitar el Palacio Schönbrunn, precios y horarios? Hay distintas opciones. Por ejemplo, para visitar las salas de palacio tenemos los siguientes tours con audioguía en idiomas:
    • Imperial Tour: 22 salas en 30-40 minutos (14,20 euros)
    • Grand Tour: 40 salas en 50-60 minutos (17,50 euros)
    • Classic Pass: el más completo ya que incluye el Grand Tour, el laberinto, el Orangery Garden, el Jardín del Príncipe Heredero y la subida a la Glorieta. Su duración es de 3-4 horas y precio 24 euros.
    • Sisi Ticket: combina el Grand Tour con la visita al Hofburg y al Museo de Muebles Imperiales por 29.90 euros. Decir que no es necesario visitar los 3 el mismo día, sino que tiene validez para un año, así que puedes dosificar las visitas.
    • Family Pass, Tickets combinados (Museo infantil y Laberinto), Tickets para todos los jardines… etc
    • Para más información sobre éstos, así como compra entradas anticipada está la web del palacio Schönbrunn
    • Consejo: comprad entrada por anticipado, bien el Sisi Ticket en el Hofburg, online o en la Oficina de Turismo. Hay muchísima cola y el tiempo es oro.
  3. ¿Cuánto tiempo nos lleva visitar el Schönbrunn? Fácilmente podremos estar un día, sobre todo si váis con niños el Zoo, el Laberinto y el Museo Infantil sería interesante. También hay donde comer, así que no hay problema. Pero si no disponéis de mucho tiempo mi recomendación es dedicarle una mañana como hicimos nosotros: ya con la entrada comprada (Grand Tour o Classic Tour), recorrer el Gran Parterre con sus fuentes y monumentos y subir hasta la colina donde está la Glorieta. Esto último es gratuito.
Schönbrunn
Palacio Schönbrunn

A nuestra llegada encontramos muchísima cola, suerte que ya teníamos el Sisi Ticket, así que pasamos sin esperas. Como en el Hofburg, a la entrada te hacen entrega de una audioguía en tu idioma que orientará tu visita. Tampoco permiten hacer fotos, peroooo… Nosotros siempre hacemos algún robado.

El edificio, del siglo XVII, cuenta con varias salas decoradas al estilo rococó de llamativa ostentación, destacando la Galería Grande del centro de palacio, marco ideal para celebración de actos sociales de la corte, bailes y recepciones, que gustosamente ofrecía María Teresa.

Galería Grande Schönbrunn
Galería Grande del Palacio Schönbrunn

De decoración más sencilla es el dormitorio del emperador Francisco José, donde también se ubicaba su gabinete de trabajo, con vista a la habitación del sirviente, situada atrás. Que fuese residencia de verano no significa que en ella no trabajase éste con el mismo celo que en su palacio, sino que continuaría con su jornada laboral de 5:00h de la mañana hasta altas horas de la noche, despachando asuntos y tomando su comida en el escritorio entre documentos. ¡Qué duro es ser emperador…!

Habitación Francisco José Schönbrunn
Habitación de Francisco José I en Palacio Schönbrunn

Mientras, su mujer Sisi, se dedicaba a su cuidado personal, poniendo todo su empeño en conservarse bella (ejercicio, dieta a base de jugo de carne y mascarillas faciales de la misma, jornadas de lavado y desenredado de cabello, horas de peinado…), así como en cultivarse en arte y poesía.

Habitación Sisi Schönbrunn
Habitación Sisi en Palacio Schönbrunn

También podemos ver el dormitorio que algún día compartieron ambos.

Habitación Sisi y Francisco José Schönbrunn
Habitación conjunta de Francisco José I y Sisi en Schönbrunn

Otros salones de la casa son, por ejemplo, el Salón Vieux-Laque, decorado con valiosos paneles esmaltados procedentes de la manufactura imperial de Pekín. Ésta fue convertida por orden de María Teresa en estancia commemorativa tras la repentina muerte de su amado esposo Francisco I Esteban con el que tuvo 16 hijos.

Vieux Laque Schönbrunn
Salón Vieux-Laque del Palacio Schönbrunn

O también el Salón del Millón, llamado así porque en su época costó un millón de guilders (moneda de la época). La estancia está revestida con madera de rosal, toda una excentricidad y ostentación…

salón del Millón
Salón del Millón del Palacio Schönbrunn

Tras el “Grand Tour” nos disponemos a pasear por las inmediaciones del Gran Parterre, visitando sus preciosas fuentes y monumentos.

Gran Parterre Schönbrunn
Gran Parterre Palacio Schönbrunn
estatua Schönbrunn
Palacio Schönbrunn

La Cascada del Obelisco data de 1759. En la fuente de numerosas cascadas se levanta una gruta habitada por los dioses de los ríos, y en la cima se erige un Obelisco con inscripciones jeroglíficas inventadas.

Cascada Obelisco Viena
Cascada Obelisco Schönbrunn
Cascada obeliscoSchönbrunn
Cascada Obelisco Schönbrunn

Cerca de la anterior se construyó la Ruina Romana como marco romántico para el jardín. Se trata de un depósito de agua abrazado por un impresionante arco con paredes laterales, simulando ser un edificio de la antigüedad hundido en el suelo.

Ruina romana Schönbrunn
Ruina romana Schönbrunn

La Fuente de Neptuno se construyó como culminación del gran parque en 1776. En el centro se erige un conjunto de rocas habitado por Neptuno, dios del mar. Tetis arrodillada delante de él, está rodeada por tritones, mitad hombre, mitad pez, con sus trompetas de conchas.

fuente neptuno Schönbrunn
Fuente de Neptuno Schönbrunn
Fuente Neptuno Schönbrunn
Fuente de Neptuno Schönbrunn

Tras la anterior comienza la subida a la colina Schönbrunn, en cuya cima se alza la Glorieta, terminada un año antes. Se trata de una estructura de columnata de estilo clasicista temprano en cuyo centro se encuentran una especie de arcos triunfales coronados por un águila imperial que descansa sobre la bola del mundo.

Glorieta Schönbrunn
Glorieta del Palacio Schönbrunn

Las escalinatas que conducen a las alas de arcadas están adornadas con impresionantes trofeos. El tejado plano dispone de una gran balaustrada que hace de mirador al Gran Parterre, jardines y palacio.

Vistas desde la glorieta Schönbrunn
Vistas del palacio Schönbrunn desde la Glorieta

Y con esto damos por concluida nuestra visita al Schönbrunn, así que tomamos el metro hasta la parada de Kettenbrückengasse para recorrer el Naschmarkt, el mercado callejero más conocido de Viena. Frente a la parada Kettenbrückengasse encontraremos las Majolikahaus del arquitecto Otto Wagner en Linze Wienzeile nº38-40, unas casas de estilo modernista de finales del XIX con una peculiar y florida decoración.

Majolikahaus
Majolikahaus Viena

El Naschmarkt recorre las calles Linke Wienzeile y Getreidemarkt, hasta llegar al Pabellón de la Secesion. Abre por la semana desde las 6:00h a las 18:30h menos los sábados que lo hace hasta las 14:00h. En el mercado encontraremos buenos sitios para comer.

En el Naschmarkt encontraremos pastelerías donde probar la tarta Sacher, que ayer nos quedamos con ganas de degustarla en el famoso y caro Hotel Sacher, de donde es originaria, sólo que mejor de precio, 3 euros el trozo…

Después de comer y pasear por el mercado, nos fuimos acercando al centro y llegamos al Neuer Markt, donde se encuentra la Iglesia de los Capuchinos. El templo en sí es sencillo, y quizá lo que más me llamó la atención es el dispensador de agua bendita de al lado de la puerta. Pero lo realmente interesante y turístico es que aquí se encuentra la cripta imperial, donde eran enterrados los Habsburgo y otros nobles.

Neuer Markt
Neuer Markt Viena
Iglesia capuchinos Viena
Iglesia de los Capuchinos Viena

En la Michaelerplatz, además del palacio Hofburg, que visitamos en nuestro segundo día en Viena, también se encuentra la iglesia católica de San Miguel, románico en un principio pero reformado al estilo gótico. En ella fue donde se estrenó el Réquiem de Mozart.

Al lado encontraremos la Escuela Española de Equitación. Es común ver en las calles de Viena carruajes de caballos para hacer el típico tour turístico, y es que su tradición se debe al gusto de la corte imperial austriaca por la cría y doma de estos animales. Los primeros llegaron de España, de ahí su nombre. Éstos tienen ensayos matinales y son entrenados para espectáculos.

Y bueno, llegó la hora de ir a nuestro hotel a recoger nuestras maletas y cambiar de rumbo. Desde la Hauptbahnhof de Viena tomaremos un tren y en 3 horas nos plantaremos en Budapest, pero antes, y aprovechando que pasamos cerca del Palacio Belvedere, pasaremos a contemplar sus jardines, maleta en mano, antes de partir a Hungría.

Belvedere Viena
Palacio Belvedere
Palacio Belvedere
Emilio y Rosa desde el Palacio Belvedere