“Y ahora coges la maleta, y te vas Budapest”, esa fue la frase que me dijo mi padre nada más llegar de Cuba. Y yo, que soy una hija obediente, meses después ya estaba organizando viaje a Zürich, Viena y Budapest…

Desde Viena podemos llegar a Budapest por tierra, agua o aire. Sería maravilloso hacer entrada a la ciudad surcando las aguas del Danubio… El caso es que el barco no funciona en todas las épocas del año, así que hubo que conformarse con el tren, que desde Viena son poco más de 2 horas y media (34 euros/persona). Por cierto, el recorrido es Viena-Bucarest y el tren es bastante arcaico… Recuerdo que coincidimos con un rumano que al decirle que éramos gallegos nos respondió: “Julio Iglesias cantaba en el año 1971 un canto a Galicia, hey…!”

Llegamos a la Estación de Keleti a las 22.20h, así que esa noche fuimos directamente a descansar al Atlantic Hotel (4 noches en habitación doble con baño privado, y desayuno incluido por 185 euros). Pasen y vean:

El hotel, relación calidad-precio, está genial. La única pega es que no está lo que se dice muy céntrico (a 2 km de la Basílica de San Esteban), y a las noches algún maleante merodeando por los alrededores…

El desayuno, muy completo por cierto, era servido en un patio habilitado como comedor.

Y ya con la barriga llena, nos dirigimos a la parada de metro más cercana, a 400 m del Atlantic hotel, y tomamos dirección a Ferenciek Tér, próxima a la oficina de turismo (Március 15 Tér). Tras recabar información, nos dirigimos ya a la orilla del Danubio, que nos sorprende con estas vistas de Buda.

Buda
Castillo de Buda desde Pest
buda
Iglesia Matías y Bastión de Pescadores desde Pest

Un poco más adelante nos toparemos con el emblemático Puente de las Cadenas (Széchenyi lánchíd) símbolo de Budapest por ser el nexo de unión más antiguo entre Buda y Pest, concretamente de mediados del siglo XIX.

Puente de las cadenas
Puente de las Cadenas (Széchenyi lánchíd)

Continuando el camino a orillas del río hacia el Parlamento encontraremos el Monumento de los Zapatos, que conmemora el genocidio cometido por el Partido de la Cruz Flechada (los nazis en versión húngara, que gobernaban el país a finales de la II Guerra Mundial) a unos 20.000 judíos de la ciudad tirándolos al río.

Probablemente sus zapatos, y seguramente sus ropas, sería lo único que quedaría de ellos a orillas del Danubio, pues de los judíos se aprovechaba todo, hasta su pelo… Así lo pudimos comprobar en nuestra visita a Auschwitz.

A los pies del Danubio también está el Parlamento, edificio emblemático por excelencia de la capital húngara. No nos detendremos en él ahora, tenemos visita guiada más tarde.

En nuestro afán por buscar un mercadillo, que ni en la oficina de turismo conocían, llegamos a Isla Margarita, un gran parque en medio del Danubio, zona de esparcimiento de aproximádamente 2,5 km de largo, que a primera vista no nos resultó demasiado atractiva. Estaría bien hacer un recorrido en bici si hiciese buen tiempo.

vistas a Isla Margarita Budapest
vistas a Isla Margarita de Budapest
Vistas Isla Margarita Budapest
vistas a Isla Margarita de Budapest

Pero como ya nos estamos desviando del centro y no encontramos tal mercadillo, nos introducimos nuevamente en el centro de Pest. Tras una larga caminata, llegamos a la famosa Avenida Andrássy, dedicada a Gyula Andrássy, conde e importante político de la época del Imperio Austrohúngaro. Por cierto, existe el rumor de que fue amante de la Emperatriz Sisi de Austria. Parece que a los austriacos no les hace mucha gracia …

A lo que vamos: la Avenida Andrássy es una de las principales calles de Budapest, declarada Patrimonio de la Humanidad en 2002. Conserva verdaderas joyas arquitectónicas de finales del XIX, entre ellas, la Ópera Estatal de Hungría.

Ópera Estatal Hungría
Ópera Estatal de Hungría en Budapest

Es inevitable compararla con la de la capital austríaca, que cuya visita guiada en nuestro segundo día en Viena nos encantó. La Ópera Estatal de Hungría fue inaugurada 15 años más tarde que la anterior, y el Emperador Francisco José I financió su construcción con una condición: que no fuese más grande que la de Viena.

También nos encontramos con una curiosa estación de metro de la Línea 1, la más antigua de Budapest, también declarada Patrimonio de la Humanidad.

Metro línea 1 budapest
Línea 1 del metro de Budapest

Y ya muy cerca, nos encontraremos con la Basílica de San Esteban, el templo religioso  más grande, tanto de Budapest como de todo el país. Está dedicado a Esteban I, Rey de Hungría, a quien se le debe la evangelización del pueblo húngaro, motivo por el que fue canonizado tras su muerte en 1038.

Basílica S.Esteban Budapest
Basílica de San Esteban en Budapest

El templo neoclásico data de principios del XIX y fue inaugurado por el Emperador Francisco José I. Su acceso es gratuito, y tras el altar mayor podemos encontrar una pequeña capilla dedicada a la “Santa Diestra”, ni más ni menos que la mano derecha momificada de San Esteban. En realidad parece más bien la muñeca o antebrazo…

Podemos conocer el interior de la Basílica de San Esteban a través de visitas guiadas, pero sin duda, lo más espectacular a nuestro criterio, es la subida a la cúpula, ya que por casi 2 euros (al cambio), podremos disfrutar de una excelente panorámica tanto de Buda como de Pest.

Para información sobre horarios, visitas y precios, pinchad en web de la Basílica de San Esteban.

Basílica S Esteban Budapest

Ah! Pero si a las 14:00h tenemos cita para la visitar el Parlamento, el edificio más importante y más bello de Budapest. Con su construcción, Hungría quiso demostrar su poder económico a finales del XIX principios del XX, logrando ser el tercero más grande del mundo después del de Rumanía y Argentina.

Parlamento Budapest
Parlamento de Hungría

En primer lugar conviene saber que a la hora de reservar la visita guiada en castellano por el Parlamento me encontré con dos webs:

  • Página web del Parlamento Budapest, web en castellano mediante la cual podemos comprar las entradas en euros, y nos saldrán a 15 euros cada entrada, más cara que la siguiente.
  • Reserva tickets online Parlamento Budapest en florines húngaros. Esta página la conseguimos en el blog de Chavetas. Está en inglés y curiosamente cada entrada nos saldrá en 2200 Huf, el equivalente a 7,19 euros, a menos de la mitad de precio de la anterior…

Otra cosa: a la hora comprar el ticket hay diferencia de precio entre ciudadanos de la U.E y de los demás. Así que recordad llevar encima la documentación, aunque a nosotros nadie nos pidió nada…

La visita al Parlamento húngaro dura aproximadamente unos 45 minutos.

Fachada parlamento budapest
Fachada Parlamento en la Tér

El Parlamento se sitúa a orillas del Danubio y tiene su entrada en la plaza , frente a éste también se encuentra el Museo Etnográfico de Budapest.

Museo Etnográfico Budapest
Museo Etnográfico, Budapest

El centro de visitantes del Parlamento húngaro está al lado de esta estatua del primer ministro húngaro Istvan Tizsa. Aquí situados, bajaremos unas escaleras. A la entrada, unos monitores señalarán el horario de las próximas visitas guiadas según idioma, conviene estar unos 10 ó 15 minutos antes de la hora de reserva.

estatua Istvan Tizsa
Estatua de Istvan Tizsa en (Budapest)

La visita comienza subiendo por la alfombra roja de la escalera principal hasta el descansillo central.

Descansillo Central Parlamento Budapest
Descansillo Central Parlamento Budapest

Posteriormente pasaremos a la Sala de la Cúpula. La guía nos habla de las acrobacias que tienen que hacer quienes limpian la lámpara situada en su interior… Alrededor de la cúpula, podemos ver diversas estatuas de los reyes húngaros, entre las cuales no podía faltar la de San Esteban. En el centro de la sala se encuentran, en el interior de una vitrina y  custodiada por dos guardias de seguridad, las joyas de la coronación de Hungría.

Continuaremos visitando la sala donde suele esperar la prensa. Fijáos en las estatuas que la decoran, pues representan los distintos oficios….

Antes de pasar a la Cámara Alta, llama nuestra atención un “artilugio” dorado situado a un lado del pasillo en una repisa. La guía explica que servía para que los parlamentarios dejasen en él sus puros empezados cuando les tocase exponer algún asunto. En Hungría existe el dicho popular “este discurso bien vale un habano“, que es empleado cuando una persona hace una larga arenga…

Sujetapuros
Artilugio para dejar los puros empezados

Y por fin, llegamos a la Antigua Cámara Alta, la única que se muestra a los visitantes ya que no se utiliza y es gemela con la que es hoy el Consejo de los Diputados.

Esta foto nos la hizo un matrimonio de Peares (Ourense), y es que siempre hay un gallego en la luna ¿no?

Cámara Alta Parlamento Budapest

Para comer regresamos de nuevo a la plaza de la Basílica de San Esteban, en el Bistro Bar en el que tomamos un menú compuesto de sopa de goulash y pollo con un revuelto de pasta y huevo, pan y copa de vino.

Las plazas suelen ser formidables escenarios de artistas callejeros, así que nos paramos un rato a ver el espectáculo de estos muchachos frente al Gastro Bar en la Plaza de San Esteban.

Plaza San Esteban Budapest

No dejamos de fotografiarnos con la Estatua del Policía Gordo (The Fat Policeman) situado entre las calles Október 6 y Zrínyi, ni de frotar su barriga, ya que dicen que quien lo haga, tendrá la suerte de no engordar, os juro que no es cierto. También dicen que tocar su bigote trae buena suerte… A saber…

Siguiendo la Október 6 Utca llegaremos a la plaza Erzsébet. Una noria, el Budapest Eye, podrá elevarnos para contemplar las vistas de la ciudad…

Budapest Eye
Budapest Eye

También en esta plaza podemos ver una curiosidad: un árbol homenaje a Michael Jackson… Buscadlo frente al Hotel Kempinski, alojamiento en que solía hospedarse cuando visitaba la ciudad.

Árbol M.Jackson Budapest
Árbol homenaje a Michael Jackon en Erzsébet Tér

De camino a la Váci Utca, en la Vörösmarty Tér encontramos un mercadillo de Pascua, en el que enredamos un ratito…

Mercado Pascua Budapest
Mercado de Pascua en Vörösmarty ter.

Y ya por fin, llegamos a la Váci Utca, la calle peatonal y comercial más conocida de Budapest. Hoy repleta de tiendas, cafeterías, restaurantes y todo tipo de negocios destinados a los turistas, en otras épocas fue zona residencial de gente de alto poder adquisitivo. Esta calle conectaba en la época medieval, el centro de la ciudad con una puerta de la muralla (hoy Déak Ferenc), que se situaría en la Plaza Vörosmarty.

Váci utca
Váci Utca, Budapest

La mayor parte de los edificios que podemos ver hoy en día en la Váci Utca datan del siglo XIX y XX. Concretamente el nº 13-15 es el más antiguo, de 1805.

casa 13-15 Váci utca
Edificio más antiguo de Váci Utca nº 13-15 (Budapest)

El nº 11 es la llamada Casa Thonet, un peculiar edificio representativo de la arquitectura de la secesión o Art Nouveau de finales del siglo XIX diseñado por el Ödön Lechner, también llamado el “Gaudí de Hungría”.

Casa Thonet
Casa Thonet de Váci Utca, Budapest
casa Thonet
Casa Thonet, nº 11 de Váci utca

También, en el nº 60 de la Váci útca encontramos el Café Verne, cuya decoración se inspira en las novelas de aventuras  “Veinte mil leguas de viaje submarino” o “Viaje al centro de la Tierra“, ambas de Julio Verne, de ahí su nombre…

La Váci Utca desemboca en el edificio del Mercado, pero a estas horas de la tarde ya está cerrado, así que lo dejaremos para otro día. Al lado de éste encontraremos el verde y bello Puente de la Libertad (Szabadság Híd), desde el que divisamos el Balneario Gellert, inicio de nuestra ruta en Buda en el segundo día de Budapest.

Puente de la Libertad
Puente de la Libertad de Budapest (Szabadság Híd)
Puente de la Libertad Budapest
Puente de la Libertad (Szabadság Híd)

Ya oscureciendo, decidimos volver al Mercado de Pascua de la Plaza Vörösmarty, donde numerosos turistas y locales se agolpaban para cenar en los puestos callejeros, así que nosotros también nos unimos para disfrutar del ambiente con una cerveza y perrito caliente.

Mañana nos espera Buda al otro lado, así que zzz…