Berlín es una ciudad dinámica en la que se suceden los acontecimientos: epicentro de la Alemania nazi y protagonista de la “Guerra Fría” como punto divisorio entre ambos mundos, la capital alemana es hoy una ciudad joven y vanguardista. Lejos de ser una bella capital como Praga, Roma o Viena…., Berlín tiene la capacidad de combinar el pasado y futuro en el presente, y eso es lo que la hace apasionante.

Berlín tiene muuucho que ver, pero en 4 días no podemos abarcarlo todo, así que a la hora de preparar el viaje seleccionamos las rutas con aquello que a nosotros personalmente nos parecía más interesante ¿nos acompañas?

1º día en Berlín:

Primer contacto con el metro en la Potsdamer Platz, a 10 minutos a pie de nuestro Hotel Delta. Al principio nos liamos un poco ¿Qué es eso de las S y las U? Las primeras es de tren metropolitano y las segundas de metro subterráneo (precio 2,80 euros como el autobús que nos trajo anoche desde el aeropuerto). Primera visita del día: Memorial del Muro (A).

muro
Muro de Berlín

Junto a la parada de metro de Bernauer Strasse se encuentra una explanada en la que se representa la línea fronteriza entre ambas Alemanias, concretamente la llamada “franja de la muerte

Para bien ser, la visita deberá comenzar en el Centro de Visitantes (gratuito) que hay más abajo y que nos explica la distribución del terreno como franja divisoria entre ambos mundos y en la que muchos perdieron la vida al intentar cruzarla. Arriba de todo tenemos un mirador en el que podremos divisar perfectamente un trozo de muro y una torre de vigilancia.

Centro interpretación del muro
Centro de visitantes (Memorial del Muro)

 

Mirador Centro Interpretación del Muro
Mirador desde el Centro de Visitantes

 

Memorial Muro
Memorial del Muro

La visita nos acerca a una realidad dura, a una ciudad dividida a machete entre el comunismo y capitalismo sin tener en cuenta la ruptura de lazos familiares entre miembros que vivían en distintos puntos de la ciudad y que para poder verse tenían que hacer verdaderos “malabarismos”, o no volver a verse jamás. Las ventanas de los edificios que daban al muro se convirtieron en protagonistas de historias como celebraciones de bodas en las que una parte de la familia se encontraban a cada lado… Otros se encaramaban a los edificios para atravesar la frontera tirándose por las ventanas que posteriormente fueron tapiadas. Muchos murieron en el intento, como Peter Fechter a quien va dedicada la famosa canción de Nino Bravo “Libre“.

viñetas muro

En la Capilla de la Reconciliación se recuerdan a menudo estas víctimas en sus oficios religiosos, y cada día se le dedica una misa a una en concreto. La antigua iglesia también quedó en tierra de nadie al construir el muro y en 1985 el gobierno de la RDA mandó destruirla. Actualmente está reconstruida con los escombros de la anterior, de ahí su austeridad y sencillez.

Iglesia reconciliación
Capilla Reconciliación
interior Iglesia Reconciliación
Interior Capilla Reconciliación

La siguiente visita no será menos dura… Vamos a retroceder un capítulo en la historia y adentrémonos en la Alemania de finales de la II Guerra Mundial a través de los tours guiados de Berliner Unterwelten (B), una asociación que se dedica a realizar visitas guiadas en varios idiomas por el subsuelo berlinés, dando a conocer cómo se utilizaron los búnkeres durante la guerra.

A ésta le teníamos muchas ganas e incluso miramos la posibilidad de hacer la reserva ya desde casa, pero no permite la venta anticipada de entradas así que habrá que estar con tiempo suficiente. Escogimos entre los distintos tours el de “Mundos en Tinieblas” que nos llevará a visitar el refugio antiaéreo de la estación de metro “Gesundbrunnen.

La guía nos dará a conocer las entrañas de los estrechos pasajes y dependencias de este lugar subterráneo, cuánta gente se llegaba a refugiar en ellos y cómo era la vida en esos lugares… Muy muy recomendable.

Si hubiésemos estado un domingo sería visita obligada ir al Mercado de las Pulgas de Mauerpark, el más famoso de la ciudad. También ese día a partir del mediodía se organizan en el anfiteatro del parque sesiones de karaoke, un verdadero espectáculo que fue lástima no haber podido disfrutar.

Así que pasamos de largo por el Mauerpark y nos adentramos en las calles del barrio más “hípster” de Berlín, Prenzlauer Berg: anchas calles, edificios del siglo XIX bien rehabilitados, tiendas vintage de segunda mano, curiosos locales y terrazas para tomar una cerveza…, y mucha mucha gente joven.

prenzlauer_berg
Prenzlauer Berg

En este barrio, concretamente en la Schönhauser Allee, se encuentra un cementerio judío (C) que data de 1827, muy bien conservado pese a los daños provocados por la II Guerra Mundial.

¡¡¡Atención a los semáforos!!! El Ampelmann es el famoso muñequito de los semáforos berlineses que nació en la Alemania comunista y hoy es todo un símbolo de la capital alemana.

Ya se divisa la “Fernsehturm” o torre de la televisión, edificio más alto de todo el país y orgullo de la Alemania del Este, levantada por la RDA para que la Alemania capitalista viese su “símbolo de opulencia”. Por ella nos guiaremos para llegar a la Alexanderplatz (D), centro neurálgico del Berlín del Este.

Hoy la torre dispone de un bar-restaurante y es muy visitada por las impresionantes vistas que ofrece. Para visitar la Fernsehturm se puede reservar con antelación. La entrada más barata es de 14 €, pero hay opciones más económicas para disfrutar casi de la misma panorámica, por ejemplo el Park Inn Panorama Terrasse (4 €/persona), una terraza que se alza a 150 metros en lo alto del Park Inn Hotel.

El mirador del hotel son 53 metros menos que el de la Fernsehturm, pero tiene el añadido de que las vistas incluyen a la propia torre.

Vistas
Vistas al Rotes Rathaus
vistas Alexanderplatz
Vistas al Neptunbrunnen

Aquí probamos la primera cerveza de Berlín, y al paso de los días descubriremos que la cerveza en Berlín…¡es ruín! Nada que ver con las de Alemania del sur, que probamos en Stuttgart y Tübingen.

desde park inn
Terraza Hotel Park inn

La Alexanderplatz (D) es una animada plaza llena de gente, restaurantes, centros comerciales, espectáculos callejeros… Y el Reloj Mundial ¿Qué hora será en Tokio? ¿Y en Nueva York?

En las inmediaciones de la “Alex” encontramos la Fuente de Neptuno “Neptunbrunnen” y la Iglesia de Sta. María “Marienkirche(E), una de las más antiguas de la ciudad pues se remonta a la época de la primera expansión de la ciudad medieval. Tras un incendio en el siglo XIV se erigió una nueva de estilo gótico, mientras que su torre es de estilo barroco, erigida en 1790 por el mismo arquitecto que diseñó la Puerta de Brandenburgo. Durante la II Guerra Mundial sufrió los bombardeos de las tropas aliadas, y no fue reconstruida hasta 1950. Inicialmente católica, pero con la llegada de la reforma a partir del XIV pasó a ser protestante.

marienkirche
Marienkirche
Neptunbrünen
Neptunbrunnen

Lo que más destaca de su interior es un fresco del siglo XIII que se inicia a la entrada y que lleva por nombre “La danza de la Muerte“, por aquello de las epidemias de la época en las que todas las clases sociales bailan con una figura que representa la muerte..

Y del otro lado, encontraremos el “Rotes Rathaus“, el rojo ayuntamiento de Berlín.

Rathaus Berlín
Rotes Rathaus Berlín

Detrás de éste y a orillas del Spree encontraremos el coqueto Barrio de San Nicolás “Nikolaiviertel” (F), donde se cree que comenzó la ciudad de Berlín, pues junto con la anterior, la Iglesia de San Nicolás es quizá la más antigua, construida originalmente en estilo románico.

Nikolaikirche
Nikolaikirche
Nikolaiviertel
Nikolaikirche

Un ejemplo de casa del siglo XVIII es la “Knoblauchhaus” ¿habéis oído hablar del museo del ajo? Pues no es tal cosa, no tiene nada que ver, ya que aunque “Knoblauch” significa ajo en alemán, la palabra tiene que ver con el apellido de la familia que la habitó durante años.

untitled
Knoblauchhaus

En la plaza situada a orillas del río encontraremos la estatua ecuestre de San Jorge y el dragón, y  alrededor varios restaurantes, una zona muy animada para cenar o tomar una cerveza, aunque nosotros decidimos volver a la “Alex” para dar por finalizado la ruta del día…

san jorge y el dragon
Nikolaiviertel
Spree desde Nikolaiviertel
Río Spree

Mañana será otro día, el segundo en Berlín, en el que haremos una ruta por lo mejor del “Berlín Mitte” ¿Nos acompañas?

Anuncios