1º DÍA EN CRACOVIA

Estación de tren de Cracovia, 7:00h de la mañana. Comienza nuestra estancia en la ciudad polaca tras una larga noche de viaje desde Praga. Lo primero: cambiar dinero y desayunar.

Nos adentramos en el centro un poco perdidos. Café y bollito. Tras la cristalera de la cafetería, una mujer en bicicleta se santigua al pasar junto a una iglesia, lo que nos da idea de lo católicos que son los polacos, y es que estamos en la tierra del Papa Juan Pablo II.

El Casco Histórico de Cracovia estaba rodeado por una muralla. De esta fortificación sólo queda la Puerta Florianska y un pequeño tramo de murallas adyacentes en las que actualmente se suelen exponer pinturas, y justo enfrente, en la parte exterior, la Barbacana, estructura defensiva de la ciudad y punto de control.

Barbacana
Barbacana de Cracovia

Hoy en día, el casco histórico se encuentra rodeado por un parque conocido como “Planty“, cinturón verde que lo separa del resto de la ciudad.

Planty.JPG

Atravesando la Puerta Florianska accederemos al corazón de Cracovia por la calle que lleva el mismo nombre, y desde la que se divisa la Plaza del Mercado.

Puerta Florianska
Puerta Florianska

Para una sola noche elegimos un alojamiento céntrico, el Brama Hostel, justo al lado de la Puerta Florianska, será porque “brama” es puerta en polaco…🤔. Dejamos las maletas en éste y nos dirigimos a la Plaza del Mercado, todo recto.

Hablando del alojamiento, éste nos impresionó enormemente… Pese a ser un “hostel” la habitación que nos dieron era de grandísimas dimensiones, tanto el dormitorio como el baño (incluido en la habitación, claro). El Brama Hostel es totalmente recomendable: bueno, bonito y barato (una noche alojamiento y desayuno por escasos 50 euros al cambio) Ah! y muy céntrico, a pocos pasos de la Plaza del Mercado, el corazón de Cracovia.

habitación hostal brama
Brama Hostel Cracovia
hostal brama
Brama Hostel, Cracovia

En la Plaza del Mercado (Rynek Glówny) encontraremos la Basílica de Santa María y la pequeña iglesia de San Adalberto. En el centro se sitúa la Lonja de Paños, llena de tenderetes en su interior tipo plaza de abastos, y la Torre del antiguo Ayuntamiento.

Basílica Sta Mª
Basílica de Santa María (Plaza Mercado de Cracovia)
Iglesia San Adalberto y Basilica Sta Mª
Basílica de Sta María (izqda.) e iglesia de S.Adalberto (drcha.)
Lonja Paños y Torre Ayto
Lonja de Paños y Torre del Antiguo Ayuntamiento de Cracovia
Plaza Mercado Cracovia
Plaza del Mercado “Rynek Glówny”, Cracovia

En un lateral de la Lonja de Paños está la oficina de turismo de Cracovia, donde compramos las entradas para la Fábrica de Óscar Schindler, reservando así la visita para el día siguiente.

La Plaza del Mercado albergaba esos días un mercadillo de artesanía, quizá de lo mejorcito que he visto. Todo hecho con muy buen gusto y originalidad: pendientes, bolsos, calzado…

mercadillo lonja paños
Mercado de Artesanía en la Plaza del Mercado

Y de ahí nos dirigimos a lo alto de la colina de Wawel, donde, a pie del río Vístula, se encuentra el Castillo, símbolo de Cracovia.

Río Vístula
Vistas río Vístura desde colina Wawel, Cracovia
Castillo Wawel
Castillo de Wawel, Cracovia

El Castillo de Wawel aglutina un complejo en el que podemos visitar:

  • La Catedral
  • El Museo de Juan Pablo II
  • La Cueva del Dragón
  • El Palacio Real

Castillo Cracovia

Aquí enredamos un poco, pero el cansancio va haciendo mella a medida que empieza a apretar el calor, así que, como ya podemos entrar a la habitación, nos duchamos y volvimos a la Plaza del Mercado a comer en uno de los puestos ambulantes de comida. A las 15:30h de la tarde comenzaba la excursión a Minas de Sal de Wieliczka con Civitatis.  Al tener sólo 2 días completos en Cracovia, para aprovecharlos al máximo, optamos por contratar visitas organizadas tanto a Minas de Sal como a Auschwitz, que de no ser por la falta de tiempo probablemente hubiésemos hecho a nuestro aire, o no…

Entrada Minas Sal Wieliczka
Entrada a Minas de Sal de Wieliczka

La explotación de estas minas, comienza entre los siglos XI y XIII, hasta casi nuestros días 2006. Antiguamente la sal era considerada algo muy valioso, así que las minas supusieron uno de los recursos económicos más importantes del país.

El duro trabajo en la mina hacía que los mineros que se encomendasen a Dios rezando antes de iniciar la jornada, de ahí la construcción de distintas capillas subterráneas. Ya habíamos comentado la ferviente fe en la religión católica de los polacos….

DSC03951 (Copy)
Capilla Minas de Sal de Wieliczka

En 1697 tuvo lugar un incendio en el que se quemó una capilla, así que a partir de ahí se prohibió equiparlas con elementos inflamables: no más velas ni madera. Y de ahí surge el origen de la tradición de erigir esculturas en sal, perdurando hasta nuestros días.

Guardián del Tesoro
Minas de Sal Wieliczka

Así es que las Minas de Sal de Wieliczka se han convertido en un imprescindible a recomendar en tu estancia en Cracovia, siendo distinguida por la Unesco en 1978 como monumento del Patrimonio Mundial de Cultura y Naturaleza, y en 1994 reconocida como Monumento Nacional de Polonia.

Capilla Sta Kinga
Capilla de Santa Kinga (Minas de Sal de Wieliczka)
Cámara Pilsudski
Cámara Josef Pilsudski (Minas de Sal de Wieliczka)
Cámara Barącz
Cámara Barącz (Minas de Sal Wieliczka)

¿A que son una preciosidad? Pues estas fotos son para ir “abriendo boca”, si quieres conocer más sobre esta maravilla subterránea, pincha en la entrada a nuestra visita a Minas de Sal.

Al llegar de nuevo a Cracovia, tomamos la calle Grodzka para ir al barrio judío de Kazimierz, y encontramos la iglesia de San Pedro y San Pablo y a su lado, la de San Andrés.

San Pedro y S.Pablo Cracovia
Iglesia S.Pedro y S.Pablo (izqda.) e Iglesia S.Andrés (drcha.)

En barrio de Kazimierz es una zona muy animada para cenar y tomar algo, pues hay muchos bares, restaurantes y otros locales de ocio. Mañana conoceremos más la zona. Hoy cenaremos una ensalada y una cerveza Warka, la mejor cerveza que he probado en mi vida… ¡Qué sueño….! Esta noche sí que vamos a hacer unas zetas mayúsculas… ZZZ…

2º DÍA EN CRACOVIA

Como era de esperar, después de una noche en tren casi sin haber disfrutado de un sueño reparador, era normal que hoy se nos pegaran las sábanas… Tenemos concertada visita a la Fábrica Museo de Óscar Schindler a las 9:00h, así que, viendo que no llegábamos, tomamos un taxi.

Tengo que decir que probablemente fuese un error nuestro porque al llegar a la “fábrica” entramos saltándonos la cola y nadie nos pidió entradas ni nada, así que la visitamos a nuestro aire y no supimos si había que entrar con grupo y guía o no…

La Fábrica Museo de Óscar Schindler me decepcionó un poco, pues esperaba algo más auténtico, más real. La Fábrica-Museo es más museo que fábrica, cuando yo me figuraba lo contrario. En la actualidad, el edificio renovado sobre el que un día fue la fábrica de ollas de Schindler, acoge una exposición sobre la Cracovia bajo la ocupación nazi.

En 1941 los nazis comenzaron a desplazar a los judíos de Cracovia al barrio de Podgorze, para así “limpiar”  el centro de la ciudad, en cuyas inmediaciones se encuentra el edificio de la fábrica de Schindler.

mapa gueto Judío Cracovia
Plano de Cracovia durante la ocupación nazi

Podgorze no es un imprescindible de Cracovia, y en él, sólo tiene interés el muro que separaba el gueto (hoy puede verse parte entre la calle Lwowska y Limanowskiego), la plaza Bohaterów, donde los judíos eran seleccionados para ser deportados a los campos de concentración, y la farmacia del águila, un lugar cargado de historias cuyo denominador común era la ayuda brindada por su dueño a los judíos.

Acercándonos al centro, haremos una breve ruta por el barrio de Kazimierz, donde cenamos el día anterior. Éste, el originalmente judío, fue devastado por los nazis, desplazando a su población a Podgorze. En la actualidad, en Kazimierz la vida judía vuelve a palparse en la zona…

En todo Cracovia existen edificaciones relacionadas con la historia y cultura judía, existiendo varias rutas por las distintas zonas de la ciudad: casco histórico, Kazimierz y Pozgorze-Plaszów. Nosotros nos centraremos en la ruta judía de la originaria Kazimierz (calle Józefa-calle Przemyska).

ruta kazimierz001.jpg
Mapa de ruta judía por Kazimierz

El nombre de Kazimierz se debe al Rey Casimiro III quien fundó en el siglo XIV esta población como ciudad a parte de la capital de aquel entonces: Cracovia. Un siglo después, los judíos de Cracovia occidental fueron obligados a trasladarse a Kazimierz para hacer espacio para la ampliación de la universidad, de modo que Kazimierz quedó dividido en dos partes: cristiana al oeste y hebrea al este.

La ruta judía en Kazimierz comienza en la calle Józefa, la cual unía ambas zonas, judía y cristiana. En ella se encuentra la Sinagoga Alta, así llamada por la ubicación de la sala de oración, situada en el primer piso del edificio, pues al estar en un lugar tan transitado, dentro se escuchaba el alboroto callejero. Además, también se pretendía “alejarla” de las posesiones cristianas…

Sinagoga alta
Sinagoga Alta (Cracovia)

Llegando a la plaza Bawól encontraremos la Sinagoga Vieja, una de las más antiguas sinagogas conservadas en Polonia, levantada probablemente en el siglo XV. Como la más antigua, desempeñaba el papel del templo más importante de la comunidad judía. Su importancia no sólo se ceñía al ámbito religioso, sino también de poder de los rabinos y señores de la judería. En su patio se organizaban bodas, se leían los decretos reales, y hasta se echaban maldiciones a los resistentes a los mandamientos divinos…

Sinagoga Vieja
Sinagoga Vieja (Cracovia)

Separada de la calle Szeroka con un patio profundo, cerrado con un arco, se encuentra la Sinagoga Popper. Se ve mejor por el lado de calle Dajwór, a la que da su fachada oriental adornada con dos ventanas altas, profundamente hundidas en el muro. Fue construida en 1620 como fundación privada de Wolf Popper, uno de los más ricos comerciantes y financieros de Cracovia. Llamada también, “la pequeña”, por sus reducidas dimensiones.

Sinagoga Popper
Sinagoga Popper (Cracovia)

Entre las calles Szeroka, Miodowa, Ciemna y Lewkowa se encuentra el complejo formado por la Sinagoga Nueva (Remu) y cementerio viejo. Actualmente es el centro de la vida religiosa de los judíos cracovianos, en la que siguen celebrándose los oficios los sábados y fiestas litúrgicas. Llamada “la nueva” por ser construida con posterioridad a “la vieja”, en  1553.

Sinagoga Remu
Sinagoga Remu (Cracovia)

La Sinagoga de Isaac lleva ese nombre debido a que fue construida con la financiación del adinerado banquero Izaak Jakubowicz en el siglo XVII. Es la más grande y suntuosa de Cracovia.

Sinagoga Izaak
Sinagoga de Isaac (Cracovia)

La Sinagoga Kupa con fondos comunes de la comunidad judía y data de la misma época que la anterior. Se encuentra en la calle Warszauer y nos resultó complicado verla ya que se encuentra al lado de los restos de la muralla de Kazimierz.

Para terminar, la Sinagoga Tempel o la “reformada“, así llamada por ser construida por la sociedad de judíos progresistas o “reformados” de Cracovia en el siglo XIX.

De los barrios judíos europeos que hemos visitado, el Kazimierz de Cracovia es quizá el más genuino. Nada tiene que ver con la decadencia del barrio judío de Budapest, o con el alternativo de Berlín o el turístico barrio judío de Josefov en Praga… En Kazimierz aún se ven restaurantes kosher, un centro de la cultura judía aún en funcionamiento, se celebran conciertos klezmer y hasta se pueden ver a los judíos celebrando el “sabbat”

IMG_20170811_222240.jpg

Pero ya abandonando Kazimierz, nos adentramos en el casco histórico para ir a comer al “Beer House” (Floriańska 43) ya que con la visita del día anterior a Minas de Sal, nos entraba un extra consistente en una comida en este establecimiento. Tienes que pagar la bebida a parte, te lo ponen como condición, aunque aún así compensa. Este fue nuestro menú: inicialmente refresco y trocito de fruta, plato de sopa, y un segundo (pasta o croqueta gigante con patatas y ensalada).

En el restaurante coincidimos con dos chicas que también harían la excursión a Auschwitz con Civitatis, sólo que ellas fueron un poco más rezagadas que nosotros y al llamar el guía por ellas, pudimos decirle que aún quedaban comiendo y que llegarían en breve.

El punto de encuentro, al igual que en la excursión del día anterior a las Minas de Sal, es en la plaza Matejko 2. Casualmente nos tocó el mismo guía que en la visita a  las Minas: “Stan”, sólo que hoy su tono es más sobrio, y es que la situación lo requiere…. El viaje en el autocar dura una hora y media aproximadamente y durante el trayecto proyectan un documental.

Entrada Auswitch
Entrada a Auschwitz

Aprovechando unas barracas abandonadas del ejército polaco, los nazis hicieron de Auschwitz el mayor campo de concentración y exterminio, tanto por sus dimensiones como por su céntrico emplazamiento… Auschwitz se dividía en tres partes:

  • Auschwitz I: campo de concentración (centro administrativo del complejo).
  • Auschwitz II-Birkenau: campo de exterminio.
  • Auschwitz III-Monovitz: campo de trabajo.

La visita guiada a Auschwitz abarcará el centro administrativo de Auschwitz I en el que podemos ver las exposiciones que se encuentran en varios de sus distintos pabellones, así como un crematorio y cámara de gas. Posteriormente se visitará la explanada donde se encontraba Auschwitz II-Birkenau, donde veremos la “judenrampe” y los restos de los pabellones de madera donde alojaban a los prisioneros antes de la “solución final”. La visita no incluye Monovitz.

Visitar Auschwitz era la razón de viajar hasta Cracovia, y entorno a ella planificamos nuestra estancia. Si quieres conocer más sobre cómo ir a Auschwitz (por libre u organizado), nuestras impresiones, lo que vimos, impresiones y demás… Pincha en la entrada de “Auschwitz, visita obligada en tu viaje a Polonia

Tras esta excursión, sólo nos queda tiempo en Cracovia para cenar y tomar unas cervezas antes de partir a Madrid. Nuestro vuelo sale a las 4:00h, así que, como en la noche anterior, volveremos a vivir el ambiente nocturno del barrio judío. En este viaje hemos conocido Berlín en 4 días, desde la capital alemana nos hemos desplazado para pasar 3 días y medio en Praga, y desde ésta, hemos tomado un tren nocturno para amanecer en Cracovia y pasar 2 días completos…, y ya aquí, el viaje ha llegado a su fin…

DSC04120 (Copy)
Desde el barrio judío de Cracovia

Anuncios