A Oporto le ha tocado ser “la segunda de Portugal”, como si Lisboa le hiciese sombra… Y lo cierto es que Oporto cada vez se ve menos eclipsado por la capital. Recuerdo que la primera vez que la visitamos, hace ya 11 años, nos había parecido más decadente y descuidada que hoy en día. Oporto se ha empeñado en ser una ciudad turística de primer orden, se han rehabilitado muchos edificios y se han construido otros ¿arquitectura moderna en Oporto? ¡Sí señor! Un ejemplo: “A Casa da Música”.

“A Casa da Música”, cercana a la Rotonda da Boavista, se sitúa en la parte norte de la ciudad. Este original edificio que alberga una sala de conciertos, se ha convertido en el icono de la arquitectura moderna de Oporto, algo así como el Museo Guggenheim en Bilbao, salvando las diferencias, claro. Y es que “A Casa da Música” también ha sido diseñada por un prestigioso arquitecto holandés, Rem Koolhaas, galardonado con el prestigioso premio Pritzker, ahí es nada…

Recuerdo que nuestra visita a la Casa da Música, una mañana de domingo, había coincidido con un concierto para bebés, y ahí estaban un montón de papás con sus retoños…, no sabíamos por aquel entonces que Oporto sería el destino del primer viaje con la nuestra…

Casa da Música
Casa da Música de Oporto

Una curiosidad: ¿sabíais que en Oporto se encuentra la mayor sinagoga de la Península Ibérica? Pues sí, concretamente en la rúa Guerra Junqueiro 340, precisamente muy cerca da Casa da Música. Data de 1938, la antesala de la II Guerra Mundial, cuando las sinagogas eran quemadas en Alemania. Esta comunidad tenía por finalidad acoger a los descendientes de judíos perseguidos por la inquisición que aún seguían manteniendo sus costumbres y rituales. Digamos que pretendía ser un refugio de los judíos de Europa y del mundo. Hoy en día la Sinagoga Kadoorie Mekor Haim sigue en activo y el Museo Judío que alberga en su interior es gestionado por la comunidad. Se pueden realizar visitas guiadas de domingo a viernes en horario de 14:00h a 17:30h, previa reserva. Nosotros sólo la vimos por fuera.

Sinagoga Oporto
Sinagoga Kadoorie Mekor Haim (Oporto)

Bajando la Rúa Júlio Dinis encontraremos los Jardines del Palacio de Cristal, así llamado en referencia al edificio inspirado en el Crystal Palace londinense que se levantó a mediados del XIX, y que un siglo después fue destruido por un incendio. En su lugar se alzó el pabellón Rosa Mota, una original construcción el forma de cúpula, que nada tiene que ver con la majestuosidad del anterior.

Los Jardines del Palacio de Cristal son el gran pulmón verde de la ciudad de Oporto. Inspirado en el estilo inglés con estatuas, agua, setos y arbustos, además de ser especialmente bello, su gran encanto reside en su forma escalonada que hace de fantástico mirador a la Ribeira.

jardines Palacio Cristal
Mirador de los Jardines de Palacio de Cristal

Para ir al centro desde los jardines podemos tomar la rúa Miguel Bombarda, la calle con más galerías de arte de todo Europa. Y así llegaremos a “O Carmo”, en la plaza de Parada Leitão, en la que se encuentra la Iglesia do Carmo anexionada a la de los Carmelitas. En la misma encontraremos el mítico y archiconocido “Café do Piolho d’Ouro”, frente al Rectorado de la Universidad, antigua Facultad de Ciencias. El establecimiento era punto de reunión de estudiantes y profesores, a los que los alumnos se referían como a “piollada”, de ahí se dice que procede el nombre de este bar-restaurante.

O Carmo.jpg

Bajando por la rúa das Carmelitas encontraremos la centenaria Librería Lello e irmão, considerada una de las más bellas del mundo. Su blanca fachada con reminiscencias góticas ya impresiona, y su interior mucho más. Es imposible no fijarse en ella.

libreria Lello
Fachada Librería Lello e irmâo

La Lello es conocida como la librería de Harry Potter, ya que existe la leyenda urbana de que algunas escenas fueron rodadas aquí. En realidad, lo único que hay de cierto es que la autora, al haber vivido en Oporto, casi es seguro que se hubiese inspirado en ella al describir un ambiente similar en su novela.

Recuerdo que cuando la visitamos aún no se cobraba entrada y funcionaba como un negocio cualquiera y claro, estaba abarrotada…

Todo el mundo buscaba hacerse la foto en la original escalera central de color rojo carmín del interior de la Lello…, difícil tarea si quieres salir sin espontáneos alrededor…

escalera lello
Escalera interior Librería Lello

Los dueños,  percatándose de que su librería se había convertido en visita casi obligada en Oporto, y probablemente hartos de los curiosos turistas que sólo acudían a mirar, decidieron cobrar una entrada de 5 euros, a descontar en caso de que se haga alguna compra. Para conocer horarios, entradas y demás, consultad con la web de la Librería Lello.

interior Lello
Librería Lello

Un poco más abajo encontraremos la conocida Torre de Clérigos, que es la torre de la iglesia de San Pedro dos Clérigos, uno de los principales símbolos de Oporto y excelente mirador de la ciudad. Pero para subir a esos 75 metros de altura, habrá que patear unos 240 estrechos peldaños… El esfuerzo merece la pena. Mirad qué vistas…

desde clérigos
Desde Torre de Clérigos
Catedral desde Clérigos
Sé de Oporto desde Torre de Clérigos

Otro fantástico mirador lo encontraremos en Sâo Bento da Vitória, cerca de Mártires da Patria, tras la iglesia da Vitória.

mirador S.Bento Vitória.jpg
Mirador da Vitória

Nuestra próxima parada será en Praça da Liberdade en Avenida dos Aliados, y al fondo el edificio de la “Cámara Municipal”, el ayuntamiento.

En esta gran plaza se encuentra el que pudiera ser el MacDonald’s más bonito del mundo, y es que este original establecimiento está situado en un antiguo café Art Decó. Otro local de hostelería también muy afamado es el restaurante Guarany, también conocido como “el café de los músicos“.

Un poco más abajo, en la Plaza Almeida Garret, no podremos dejar de entrar en la Estación de Sâo Bento, una estación de ferrocarril construida sobre el antiguo convento de Sâo Bento y cuya entrada sorprenderá a pasajeros y curiosos por su decoración con los clásicos azulejos portugueses formando murales que retratan pasajes de la historia del país vecino.

Desde aquí ya se divisa la Catedral o “Sé de Oporto”, el monumento religioso más importante de la ciudad, declarado monumento nacional. Junto a ella se encuentra “A Casa do Cabildo”, un edificio blanco que alberga el “tesoro de la catedral” y otros objetos de valor. Ambos están situados en la parte alta de la ciudad junto a las murallas que antaño la protegieron.

Sé de Oporto.jpg
Sé de Oporto

Bajo la Catedral encontraremos “O Barredo”, un barrio escalonado hacia la Ribeira, que junto a éste y Miragaia forman la zona vieja de Oporto…

barrio Miragaia
Barrio de Miragaia

Del Barredo se dice que es el barrio más antiguo de Oporto, y realmente es tan genuino como decadente: callejones y recovecos, escalinatas, calles estrechas y empinadas, casas de construcción antigua, pintorescas fachadas con ropa tendida y parabólica…

Pero antes de llegar a la Ribeira nos detendremos en el “Jardím do Infante Dom Henrique”, una plaza en la que se encuentra el Palacio de la Bolsa y el Mercado Ferreira Borges.

El Palacio de la Bolsa, un impresionante edificio de mediados del XIX de estilo neoclásico, es hoy sede de la Cámara de Comercio e Industria de Oporto y está clasificado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. A su lado se encuentra la iglesia de San Francisco, y es que éste fue construido sobre las ruinas del convento anexo. Más información sobre visitas guiadas, horarios y precios en la web del Palacio de la Bolsa.

El Mercado Ferreira Borges es una construcción metálica, cuya razón de ser fue sustituir el antiguo Mercado da Ribeira. Hoy en día está destinado a albergar exposiciones, ferias y otras actividades culturales.

Bajando por la rúa da Alfándega (aduana en español) está la “Casa do Infante”, así llamada por haber nacido en ella el Infante “Henrique el Navegante“, una figura muy importante en la Era de los Descubrimientos de Portugal. Este conjunto de casas fue construido para albergar aduanas (de ahí el nombre de la calle) para gestionar la entrada de mercancías provenientes de ultramar. Hoy alberga el Archivo Municipal y un museo.

Y ya unos pasos más abajo entraremos en el cauce de la Ribeira del Río Douro (el Duero para los españoles), la zona turística por excelencia de Oporto y la imagen más emblemática de la ciudad. ¿Os he dicho que el centro histórico de Oporto es Patrimonio de la Humanidad?

Praça da Ribeira
Praça da Ribeira
Cais da Ribeira
Cais da Ribeira
Casas Ribeira Oporto
Casas da Ribeira
Cais da Ribeira
Cais da Ribeira, Puente de Luiz I

Cais da Ribeira es un paseo fluvial con vistas a las bodegas. Curioso es que las bodegas del afamado vino de Oporto no estén situadas en la ciudad propiamente dicha, sino en el municipio que se extiende al otro lado del Duero, en Vilanova de Gaia.

Bodegas Vilanova Gaia
Bodega de Vilanova de Gaia

La Ribeira me recuerda, salvando las diferencias, al muelle de Eminönü de Estambul. El Duero no es el estrecho del Bósforo, pero en la Ribeira, al igual que en Eminönü, también se acercarán a ofrecernos un crucero por los 6 puentes de Oporto siguiendo la antigua ruta de  los comerciantes de vino desde el valle hasta las bodegas en Rabelo, la embarcación típica que utilizaban antaño.

Cruceiro Douro
Río Douro
crucero duero
Rabelos do río Douro

En cuanto a los cruceros, hay posibilidades mil: cruceros con cena, en velero, packs estilo tour por el centro de Oporto, crucero, excursión al valle y almuerzo, o bus turístico, crucero y visita a bodega o cata de vinos, almuerzo y crucero…, hay tantas variedades como empresas. En las siguientes podremos reservar online el crucero por el Douro por 15 euros:

Estábamos en la Ribeira y para atravesar el río pasaremos por el famoso Puente Luis I. Por su construcción en hierro que recuerda a la torre parisina, puede hacernos creer que fue diseñado por Gustav Eiffel, pues hasta la calle que continúa a Cais da Ribeira, después del puente, lleva el nombre del ingeniero francés. No anda desencaminada la cosa, pues éste fue diseñado Téophile Seyrig, discípulo de Eiffel.

Ribeira Puente Luiz I

Ya en Vilanova de Gaia, mirando al Douro, se concentran el mayor número de “caves de vinho de Oporto. Todas suelen ofrecer visitas guiadas, catas y disponen de tiendas especializadas. Por nombrar unas cuantas: Caves Burmester, Cálem, Sandeman, Quinta do Noval, Ramos Pintos etc… Y al igual que el de enfrente, éste es otro paseo muy turístico repleto de bares y restaurantes.

bodega calem

Nos llamará la atención comprobar que muchas de estas bodegas tienen origen inglés, y es que la fuerte alianza entre ambos países ya existía desde tiempos inmemorables… Pero claro, la ayuda bélica prestada a Portugal por los ingleses no salió en balde, así es que éstos se ganaron el privilegio en el XVII de meter el hocico en esta zona tanto en la producción como en la comercialización del vino.

IMG_20150321_171149.jpg

Nosotros, en nuestra segunda escapada a Oporto, elegimos hacer la visita guiada en la bodega “Sandeman”. Generalmente se comienza con la historia de la bodega y evolución de la marca, procesos de elaboración y tipos de vinos, para acabar con una cata de los mismos. La visita de las “caves” suele tener una hora de duración.

La típica pregunta que hacemos los no entendidos suele ser: Pero… ¿Cómo se consigue hacer el vino dulce? La respuesta es sencilla: rompiendo el proceso de fermentación de sus azúcares mediante la introducción de un aguardiente.

Para subir al mirador da Serra do Pilar, junto al Monasterio del Pilar en Jardim do Morro, tenemos dos opciones: subir a pie o en el teleférico de Gaia, que está al final del paseo fluvial. En esta última ocasión, al ir con nuestra bebé, tomamos el teleférico y ¡voilá! en un “plis-plas” estábamos en lo alto divisando las vistas más espectaculares de la Ribeira de Oporto.

Desde Monasterio Pilar Oporto.jpg
Vistas a la Ribeira desde el mirador de Monasterio del Pilar

Por cierto, con el ticket del teleférico nos regalaron una degustación gratuita en la “Quinta Santa Eufemia” que aprovecharíamos al día siguiente. La verdad es que es una buena estrategia de marketing: te ofrecen un “culín” como un suspiro, como te va a saber a poco, y ya que estamos… La reacción de mi cuñada según lo bebió fue exclamar “¡¡¡Qué rico está!!!” Así que compramos una botellita… ¡Objetivo de la bodega conseguido! ¡Bravo por ellos!

copas oporto

Pero volviendo a lo anterior, estábamos en Jardim do Morro, a la segunda altura del Puente de Luis I, que conecta Vilanova de Gaia con la parte alta de la ciudad de Oporto, al lado de la Catedral.  Además del teleférico de Gaia, también tenemos la posibilidad de subir desde la Ribeira a la parte alta o viceversa, en el funicular dos Guindais que está frente al Puente Luis I en la Ribeira y en la rúa de Augusto Rosa en la parte alta.

Cerca de la rúa Augusto Rosa encontraremos la Praça da Batalha, la Iglesia de Santo Ildefonso y la rúa Santa Catarina, la calle comercial por excelencia de Oporto… En “Vía Catarina” se concentran tiendas de firmas internacionales como las de Inditex, Fnac, C&A, Benetton, Promod y otras…, así como restaurantes, “paderías” “salóns de chá” y cafés…, y entre ellos, uno de los más afamados: el Majestic.

El Majestic es uno de esos cafés antiguos con decoración “vintage” que recuerdan a la “belle époque“. Muy turístico, por cierto…

Hay quien dice que para conocer la verdadera esencia de las ciudades hay que visitar sus mercados, y yo estoy de acuerdo con esa afirmación. En Oporto el más emblemático es el “Mercado do Bolhâo“, situado en rúa Formosa, entre Vía Catarina y Avenida dos Aliados. Un edificio de principios del XIX de estilo neoclásico, bastante decadente por cierto, por lo menos la última vez que lo visitamos, aunque sí que es cierto que en este verano estaba en obras, así que la próxima vez que lo veamos seguro que tendrá un mejor aspecto.

Mercado Bolhâo
Mercado do Bolhâo

Ni que decir tiene que el mercado hay que visitarlo de mañana, pero tengan en cuenta: el Bolhâo abre sus puertas de lunes a sábado, de 7:00h a 17:00h excepto el sábado que cierra a las 13:00h.

Por cierto, frente al mercado hay una pastelería “Confeitaría do Bolhão“, que además de conservar el encanto de la decoración de tiempos pasados, sirve unos pasteles de mueerte… Bueno, tengo que decir que en general, en Portugal la repostería es de 10, y no sólo las “natas“, toodos… Mirad si nos gustan que cada vez que vamos a algún pueblo portugués a pasar el día, lo primero que me dice Emilio al bajar del coche es: “¿un pastelito?”. 

confeitaría do Bolhâo
Confeitaría do Bolho

Hablando del Bolhão, el mercado cuenta en su interior con dos plantas en las que podremos comprar carne, pescado, fruta, flores y otros productos… Visitar el Bolhâo es una buena manera de conocer la gastronomía típica de Oporto. Así que llegados a este punto cabe preguntarse…

Qué comer en Oporto, y dónde?

Recuerdo que me llamaron la atención, además del bacalao, unas tripas secas colgadas junto con pimientos, ajos y cebollas. Pues parece ser que los portuenses también son conocidos como “tripeiros” por su plato estrella “tripas á moda do Porto”, algo similar a los callos pero cocinado con habas blancas. El origen se remonta a tiempos de Enrique el Navegante, cuando éste reclamó a la población víveres para la expedición que tenía como fin la conquista de Ceuta. La gente respondió masivamente donando carne, así que sólo se quedaron con las tripas, de ahí el invento de tal plato.

En el Bolhâo
Emilio y Rosa en el interior do Bolhâo

Pese a ser las tripas á moda do Porto el plato típico por excelencia, la francesinha le ha comido terreno, y es que este sándwich hipercalórico tiene mayor aceptación que el anterior. Eso sí, yo por lo menos, si me como una, ya no pruebo otro bocado en lo que queda de día… En general en Portugal nunca he comido mal, pero en esta última visita a Oporto descubrimos un restaurante con una comida muy rica a muy buen precio: el Assador Típico, un poco alejado del centro, en rúa Dom Manuel II, cerca de Adolfo Casais Monteiro, donde habíamos alquilado el apartamento.

Dicen del Café Santiago que tiene las mejores “francesinhas” de Oporto…, no digo que no, pero nosotros la probamos en el Café Luso, en la Praça de Carlos Alberto, cercana a “O Carmo”, y quedamos muy satisfechos, nos encantó.

De compras por Oporto?

Recuerdo que aquella mañana de sábado en la Praça Carlos Alberto se celebraba el mercadillo de “Portobelo”, bastante más modesto que el londinense… Aquí encontraremos puestos de artesanía, artículos verdaderamente originales: ropa, joyas, marroquinería, jabones etc…, vinilos, libros… Yo me compré dos pares de pendientes preciosos… Apuntad: Mercadillo de Portobelo en Oporto, todos los sábados de 11:00h a 19:00h.

Y hablando de artesanía, en Vía Catarina (la calle comercial por excelencia de Oporto) encontraremos a diario puestos de artículos de piel: cinturones, bolsos, carteras, etc…, así como de láminas hechas a mano de los lugares más emblemáticos de Oporto.

Pero si lo vuestro son las antigüedades, en la feira da Vandoma algo más alejada del centro, en la avenida 25 de abril los sábados a la mañana, encontraréis todo tipo artículos de segunda mano. Aunque si lo que queréis son antigüedades y artículos “vintage” de mayor calidad el “Armazém”  es el sitio ideal. Aquí encontraréis ropa, mobiliario, artículos de decoración y otros de lo más originales, pero eso sí, preparad la cartera… El Armazén se encuentra en Miragaia 94 y abre a diario de 11:30h a 20:00h , aunque no compréis nada, os recomiendo dar una vuelta y echar un vistazo a su interior, hasta podéis comer, o simplemente tomar algo.

armazen
Armazém

En el centro de Oporto no encontraremos grandes superficies comerciales, ni tan siquiera es fácil encontrar un supermercado. Lo que sí veremos es mucha tiendecita pequeña con el encanto de las de “antaño”, algunas auténticas y otras más “artificialmente logradas”. Por cierto, no dejéis de entrar en la “loja”A Vida Portuguesa”, una cadena del país vecino que vende antigüedades y productos para casa, muy originales.

¿Y cuando cae la noche, qué?

Pues además de en la Ribeira, donde siempre habrá ambientes en sus bares y restaurantes, y se podrá escuchar fado. La zona de copas del centro de Oporto se concentra en los alrededores de la rúa Galería de París, donde hay locales de lo más originales, como el que lleva el nombre de la calle, ” Era uma vez em París” o “Casa do Livro”.

Y si visitamos Oporto con niños y en familia…?

Pues procuraremos hacer lo mismo pero más divertido: montar en el teleférico de Gaia o en el funicular dos Guindáis, hacer el crucero en barco, recorrer la ciudad en tren turístico (para estas dos últimas actividades recomiendo visitar www.thefunplan.com) o tomar el tranvía, sí en Oporto aún existen, hasta hay un Museo do “Carro Eléctrico”.

Tranvía Oporto
Tranvía do Carmo

Los tranvías de Oporto son más bien turísticos, contando actualmente con tres líneas:

  • Línea 22: del centro, entre los barrios do Carmo y Batalha.
  • Línea 18: de “Cordoaría (O Carmo) a Massarelos.
  • Línea 1: recorre el margen del Duero, entre la Ribeira y Jardim do Passeio Alegre, un parque junto a la desembocadura del río.

Quisimos tomar esta última, pero con carrito de bebé nos pareció un poco complicado, así que optamos por hacer el mismo recorrido en coche.

DSC05154 (Copy).JPG
Desembocadura del “Douro” con Inés

Una visita ideal si viajas a Oporto con niños es el Museo de los Descubridores, World of discoveries of Porto. Se trata de un museo interactivo muy divertido sobre la era de los descubrimientos de Portugal en el mundo. A decir verdad, la pequeña exposición del principio no es gran cosa, pero lo realmente divertido es el recorrido de 20 minutos en barca por los distintos lugares del mundo a los que llegaron las expediciones portuguesas: cascadas, tormentas y hasta cambios de temperatura, todo para ambientar los 5 continentes y paises: Brasil, la India, Japón…. Por cierto, ¿sabíais que la palabra “obrigado” (gracias en portugués) procede del japonés “arigató”?

DSC05104 (Copy)
Museo de los descubridores
DSC05110 (Copy)
Museo de los Descubridores
museo descubridores Oporto
Museo de los Descubridores

El precio del World of discoveries of Porto, 14 euros, quizá es algo caro, pero podemos ahorrar un dinerito gracias al blog “Little Vigo“, ya que diciendo que hemos visto la oferta en esta página, nos saldrá gratis la entrada de un niño comprando la de un adulto. Así es que nos salió gratis la nuestra sobrina de 4 años, porque la pobre de nuestra Inés, después de tomar su “bibe” se quedó “roque” durante todo del recorrido. De todas formas hasta los 3 años es gratis y de 4 a 12 tiene un coste de 8 euros. Abre de 10:00h y de 18:00h  y una hora más en festivos, fines de semana y periodos vacacionales. lo encontraremos en Miragaia 106.

descubridores Oporto
Museo de los Descubridores
DSC05129 (Copy)
Museo de los Descubridores

Oporto también tiene otras atracciones para niños como el Zoo de Santo Inácio, parque biológico de Gaia o el Acuario “Sea Life Porto. También están las playas de Foz do Douro y Matosinhos, y aquí tenemos las “Piscinas das Marés“, dos estanques, uno para adultos y uno más pequeño para niños, de agua salada e integrados en la playa de Leça de Palmeira. Cuentan con vestuarios y bar.

20180825_172055
Piscinas das Marés

Tengo que decir que las  Piscinas das Marés son más “fotogénicas” (esta foto es bastante mala) que en la realidad, que aunque también son bonitas, no lucen del mismo modo… Además, hay que tener en cuenta que en la costa portuguesa, el viento es el protagonista, así que la sensación térmica no será muy agradable… Nosotros nos dimos un bañito y emprendimos camino a casa…

Esta es nuestra tercera visita a la ciudad portuguesa, y bien seguro que no será la última. El aeropuerto Sá Carneiro ha sido punto de partida y regreso de algunos viajes: Bélgica, ZürichVienaBudapest, y aquel pintoresco a Senegal… Esperemos vengan otros y tengamos oportunidad de volver a vernos, ¡Até logo, Porto!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios