Unos 20 minutos en ferry separan Dakar de la isla, y lo primero que llama la atención es el Fuerte D´Estrées, construido por los franceses en el siglo XIX para defensa de la entrada al puerto de la capital.

fuertedc2b4estrc3a9es

Entrar en Gorée es abandonar el bullicio de la capital y adentrarse en un remanso de paz, si no fuese por el revoloteo turístico que empaña un poco su encanto.

isla gorée
Playa de Gorée

A la llegada, Gorée nos recibe esta preciosa playa, además de numerosos guías ansiosos por enseñarnos el lugar, pero nosotros ya veníamos acompañados del nuestro, Mactar.

img_534228copy29

Aquí todo es calma, orden, estética, y hasta limpieza en sus calles… Las coloridas casas perfectamente restauradas, recuerdan al más fiel estilo colonial de antaño… Años en los que Gorée era el mayor mercado de esclavos del mundo… Nos remontamos al siglo XVI, cuando fue construida la primera Casa de Esclavos. Desde 1536 hasta 1848, año en el que Francia (Senegal aún era territorio francés) abolió la esclavitud, desfilaron por esta isla, hombres, mujeres y niños de todo el continente africano para servir de esclavos en América.

Museo esclavos Gorée
Casa Museo de Esclavos

La Casa de Esclavos que hoy en día se conserva como museo por la Unesco, data de 1776 y fue construida por un holandés de acuerdo al fin para el que fue diseñada. Lo más destacable son las escalinatas con las que nos topamos a la entrada, en cuya cima se haya un balcón en el se posicionaban mercaderes y tratantes para ver el “género”.

casaesclavos28229

Bajo el balcón, a los pies de ambas escalinatas, se encontraban los calabozos con distintas salas en los que se separaba a hombres, mujeres, mujeres jóvenes, niños, y  por último, una sala dedicada a la recuperación de peso, ya que los hombres debían tener un mínimo de 60 Kg. Se tenía especial cuidado en que la sala de los niños estuviese alejada de la de las mujeres, de manera que sus madres no pudiesen escuchar sus llantos y así evitar perjudicar su salud.

celdas Gorée
Celdas esclavos

El reducido espacio de las salas era aprovechado al máximo, encadenando a los futuros esclavos espalda con espalda. La intención era sacarlos a la venta en el menor tiempo posible para así evitar que decayeran físicamente y perdiesen valor.

Para su venta, los esclavos eran sacados de sus calabozos y manejados hasta las escalinatas exteriores. En el balcón, los tratantes discutían su precio según su estado físico, dentadura etc… Tras la compra, los esclavos eran conducidos por un angosto pasillo hacia la “puerta de no retorno”, desde la que se montarían a la embarcación que los conduciría a su destino. Éste era el lugar desde el que las familias se podrían ver por última vez, ya que cada uno emprendería un camino distinto. Algunos correrían peor suerte pues, una vez desechada su venta, eran arrojados al mar y así se libraba espacio en las celdas para otros “huéspedes” más “atractivos” para los mercaderes.

Junto a la Casa-Museo, se encuentra la escultura homenaje a la abolición de la esclavitud.

esculturaabolicic3b3nesclavos
Escultura homenaje a la abolición de la esclavitud

Tras esta interesante visita que nos recuerda un triste pedacito de la historia africana, hicimos un pequeño recorrido por la preciosa isla, donde el color es el protagonista de su paisaje: en sus casas, sus flores, sus árboles, sus embarcaciones etc…

gorc3a9e
Casas de Gorée

Gorée desentona un poco con el resto del país, y el principal motivo de su buen estado de conservación es que es Patrimonio de la Humanidad desde 1978. Recuerdo que cuando nosotros la visitamos, recientemente había estado Barack Obama en la isla, y parece que ese acontecimiento también estaba relacionado con un especial esmero en su mantenimiento y limpieza…

Calle de Gorée
Calles de Gorée

Además de la Casa de Esclavos, destaca en la parte alta de la isla, el Castel de Saint Michel, fortificación construida por los holandeses en el XVII, tras comprarle la isla a los portugueses. Sobre éste, los franceses plantificaron tremendos cañones a comienzos de la II Guerra Mundial. Desde aquí se divisan unas hermosas vistas de Dakar y de la propia isla. Un lugar conocido por la película Los Cañones de Navarone, pero también es un bello escenario para contemplar la puesta de sol.

Cañones Navarone
“Cañones de Navarone” en Castel de Saint Michel (Gorée)

Cerca se alza el Memorial Gorée-Almadies, o lo que es lo mismo, el monumento en memoria a las víctimas del comercio de esclavos.

memorialgorc3a9e
Gorée Almadies

Para bajar de nuevo al pueblo pasaremos por el Mercado de Artesanía.

Mercado Gorée
Mercado Artesanía Gorée

El pequeño pueblo de Gorée es un bello reducto que nos transporta al pasado, no sólo por la arquitectura si no porque no veréis coches ni motos. Y como todo pueblo cuenta con supermercado, lugares de culto (iglesia y mezquita), correos, restaurantes y alguna que otra casa de esclavos reconvertida en hotelito con encanto. Y es que, aunque la Casa Museo es la más conocida como Casa de Esclavos, existían bastantes más en toda la isla. También existe en la isla una escuela femenina de alto rendimiento, donde las mejores estudiantes del país encuentran una oportunidad de formación, la “Mariama Ba”.

iglesias.carlosgorc3a9e
Iglesia San Carlos Borromeo en Gorée

Y cabe preguntarnos: ¿Cuánto tiempo lleva visitar Gorée? Pues por sus dimensiones (17 hectáreas) bastarían un par de horas, pero para disfrutarla podemos dedicarle bien una mañana o una tarde… A gusto del visitante… Si estáis en Dakar, no paséis por alto esta visita. Para mí es una de las 5 imprescindibles. Hay ferris desde el puerto a cada hora, así que tomad nota.

IMG_5344 (Copy)
Emilio y Rosa, dos gallegos en Gorée